Carpintero – René González


Una canción para meditar en el hecho de que Jesús lo que comienza… lo termina!!!!! En este momento, detén tu accionar por un momento y presta atención a la letra, si estás pasando por circunstancias o situaciones adverdas, que mejor que volverse en una oración de rendición y presentar tu causa ante el Supremo Hacerdor. Nuestro buen Padre Celestial, sigue sentado en Su Santo Trono y desde allá… por sino lo sabías o lo habías olvidado… “Continúa teniendo el control de las circunstancias!!!!”

Te invito a meditar seriamente en el siguiente Pasaje Bíblico, sé que bendecirá tu vida como lo hizo con la mía. Sería hermoso que también descubrieras otras formas de presentar tu causa ante un Dios Todo Poderoso!!!!

Salmos 37 (RV60)
El camino de los malos
Salmo de David.  1 No te impacientes a causa de los malignos,
    Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.     
 2 Porque como hierba serán pronto cortados,
    Y como la hierba verde se secarán.    
 3 Confía en Jehová, y haz el bien;
    Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad.    
 4 Deléitate asimismo en Jehová,
    Y él te concederá las peticiones de tu corazón.    
 5 Encomienda a Jehová tu camino,
    Y confía en él; y él hará.    
 6 Exhibirá tu justicia como la luz,
    Y tu derecho como el mediodía.    
 7 Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.
    No te alteres con motivo del que prospera en su camino,
    Por el hombre que hace maldades.    
 8 Deja la ira, y desecha el enojo;
    No te excites en manera alguna a hacer lo malo.    
 9 Porque los malignos serán destruidos,
    Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.    
 10 Pues de aquí a poco no existirá el malo;
    Observarás su lugar, y no estará allí.    
 11 Pero los mansos heredarán la tierra,(A)
    Y se recrearán con abundancia de paz.    
 12 Maquina el impío contra el justo,
    Y cruje contra él sus dientes;    
 13 El Señor se reirá de él;
    Porque ve que viene su día.    
 14 Los impíos desenvainan espada y entesan su arco,
    Para derribar al pobre y al menesteroso,
    Para matar a los de recto proceder.    
 15 Su espada entrará en su mismo corazón,
    Y su arco será quebrado.    
 16 Mejor es lo poco del justo,
    Que las riquezas de muchos pecadores.    
 17 Porque los brazos de los impíos serán quebrados;
    Mas el que sostiene a los justos es Jehová.    
 18 Conoce Jehová los días de los perfectos,
    Y la heredad de ellos será para siempre.      
19 No serán avergonzados en el mal tiempo,
    Y en los días de hambre serán saciados.    
20 Mas los impíos perecerán,
    Y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros
    Serán consumidos; se disiparán como el humo.    
 21 El impío toma prestado, y no paga;
    Mas el justo tiene misericordia, y da.    
 22 Porque los benditos de él heredarán la tierra;
    Y los malditos de él serán destruidos.    
 23 Por Jehová son ordenados los pasos del hombre,
    Y él aprueba su camino.    
 24 Cuando el hombre cayere, no quedará postrado,
    Porque Jehová sostiene su mano.    
 25 Joven fui, y he envejecido,
    Y no he visto justo desamparado,
    Ni su descendencia que mendigue pan.    
 26 En todo tiempo tiene misericordia, y presta;
    Y su descendencia es para bendición.    
 27 Apártate del mal, y haz el bien,
    Y vivirás para siempre.    
 28 Porque Jehová ama la rectitud,
    Y no desampara a sus santos.
    Para siempre serán guardados;
    Mas la descendencia de los impíos será destruida.    
 29 Los justos heredarán la tierra,
    Y vivirán para siempre sobre ella.    
 30 La boca del justo habla sabiduría,
    Y su lengua habla justicia.    
 31 La ley de su Dios está en su corazón;
    Por tanto, sus pies no resbalarán.    
 32 Acecha el impío al justo, 
    Y procura matarlo.    
 33 Jehová no lo dejará en sus manos,
    Ni lo condenará cuando le juzgaren.    
 34 Espera en Jehová, y guarda su camino,
    Y él te exaltará para heredar la tierra;
    Cuando sean destruidos los pecadores, lo verás.    
 35 Vi yo al impío sumamente enaltecido,
    Y que se extendía como laurel verde.    
 36 Pero él pasó, y he aquí ya no estaba;
    Lo busqué, y no fue hallado.    
 37 Considera al íntegro, y mira al justo;
    Porque hay un final dichoso para el hombre de paz.    
 38 Mas los transgresores serán todos a una destruidos;
    La posteridad de los impíos será extinguida.    
 39 Pero la salvación de los justos es de Jehová,
    Y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia.    
 40 Jehová los ayudará y los librará;
    Los libertará de los impíos, y los salvará,
    Por cuanto en él esperaron. 

Deja un comentario

Archivado bajo Música Alabanza y Adoración, René González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s