¿POR QUÉ DIOS QUIERE QUE EL PROXIMO PRESIDENTE SEA UN PASTOR EVANGELICO? Por Ps. Osvaldo Paiva


Lo que faltaba!!!!... Ahora tenemos hasta... "¿Pastores en... política!?"

¿POR QUÉ DIOS QUIERE QUE EL PROXIMO PRESIDENTE SEA UN PASTOR EVANGELICO? Por Ps. Osvaldo Paiva

Es increíble cómo los que se dicen ser cristianos hoy aceptan cualquier cosa que se hace en el nombre del Señor, sin siquiera mirar la Biblia, por lo menos para comprobar si Dios aprueba o no las cosas que los líderes espirituales planean y hacen, para supuestamente, cumplir los propósitos divinos. Una de las últimas grandes revelaciones es que Dios desea poner a pastores como presidentes de una nación.

Lo más notable es que Dios nunca le cambió el llamado a ninguno de los hombres que escogió para guiar a su pueblo y a su iglesia ¡Nunca! Es más, la Biblia dice que Dios es quién pone a los gobernantes según sus designios divinos, para que hagan su voluntad, así Faraón, Nabucodonosor, Ciro, Artajerjes, Nerón, Mao, Hitler, Mussolini, y todos los gobernantes de las naciones de la tierra de todos los tiempos, fueron todos puestos por Dios. No es el voto de la gente lo que decide, Dios lo decide. “Todos deben respetar la autoridad del gobierno pues no hay autoridad que no venga de Dios. Los que están gobernando ahora fueron puestos por Dios. Por lo tanto, quien se pone en contra de las autoridades también se pone en contra de lo que Dios ha ordenado, y será castigado.” Romanos 13:1-2. PDT.

Dios determina quién va a ser el presidente de turno de una nación, sea este bueno o malo, no importa: “En las Escrituras Dios dice al rey de Egipto: “Te hice rey para demostrar mi poder en tu vida y para darme a conocer en toda la tierra“. Romanos 9:17. PDT. Dios levantó a Hitler para afligir a los judíos, para reunirlos finalmente otra vez en su tierra, como nación en 1948, y se cumplieran así las Escrituras “Él levantará una señal a las naciones, y reunirá a los exiliados* de Israel y a los esparcidos de Judá, de todas partes del mundo.” Isaías 11:12. PDT.

Sin embargo en estos últimos tiempos son cada vez más los pastores que renuncian al llamado divino para aliarse a partidos políticos con el pretendido objetivo de cambiar a su país, por voluntad de Dios, dando al pueblo lo que hasta ahora no se pudo lograr, tener un presidente honesto y confiable. Lo cierto es que nunca una nación podrá cambiar para bien por tener gobernantes justos, pues el futuro presidente tendrá que ponerse de acuerdo con todos los demás líderes políticos, que no tienen temor de Dios. Además tendrá que gobernar con justicia para todos los ciudadanos que profesan otras religiones y tienen otro estilo de vida que Dios aborrece. Pero también tendrá que lidiar con los aspectos sucios de la política interna y externa para conseguir ventajas al país. En más de una ocasión tendrá que mentir y en otras ocasiones tendrá que tolerar la maldad y las injusticias que cometan los que estarán en sillas de autoridad pero que no comulguen con sus ideas.

Cualquier pastor fiel que sea diligente en el estudio de las Escrituras podrá darse cuenta y entender el propósito de Dios para la iglesia y para los pastores que Él llama, en relación con el mundo es radicalmente diferente de lo que proponen los políticos.

En primer lugar el propósito fundamental de la iglesia en relación con el mundo, es predicar el evangelio a los perdidos para salvación de todos los que creen y para condenación de todos los que rechazan el amor de Dios: “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: la luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas,” Juan 3:17-19.

La iglesia no fue llamada para mejorar las condiciones de vida terrenales de la gente. De hecho la pobreza, la esclavitud, la prostitución, los asesinatos, la corrupción del gobierno y de la sociedad, las injusticias, las guerras y todos los males sociales, no mejoraron cuando Jesús estuvo en la tierra. Es muy obvio que la misión de Jesús era otra: salvar lo que estaba perdido. “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” 1Timoteo 1:15.

Pero en este tiempo los pastores han decidido lanzarse a la política ¿Con qué propósito? Ayudar a Dios a cumplir lo que Jesús no cumplió: mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Es evidente que han despreciado el llamado divino para ocuparse de lo terrenal y temporal ¿Pues de qué sirve lograr que haya fuentes de trabajo para todos, que tengan acceso gratuito a los servicios de salud, que haya justicia para todos por igual, que se logre controlar la delincuencia y hasta se erradique la pobreza? ¿Si al final toda la gente se pierde, de qué habrá servido ser un buen político cristiano? “Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” Mateo 16:26.

En realidad las personas que buscan a Dios no son aquellas que lo tienen todo en la vida; salud, dinero y amor; sino aquellas que sufren porque tienen escasez de todo eso, o les falta alguna de esas cosas. La abundancia de riquezas terrenales siempre ha sido un obstáculo para la salvación de la gente: “Jesús miró entonces alrededor, y dijo a sus discípulos: – ¡Qué difícil va a ser para los ricos entrar en el reino de Dios!
Estas palabras dejaron asombrados a los discípulos, pero Jesús les volvió a decir: –Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el reino de Dios.” Marcos 10:23-25. DHH.

En este sentido, si un pastor fuera electo presidente de un país, a sabiendas se estaría oponiendo a los propósitos de Dios para la evangelización de los perdidos, porque cuanto de más riquezas y bienestar gozan las personas, menos necesidad de Dios tienen. Jesús lo dijo en otra ocasión: “Jesús les contestó: -Regresen y díganle a Juan lo que están viendo y oyendo. Los ciegos ven, los cojos caminan, los leprosos son sanados, los sordos oyen, los muertos resucitan y los pobres reciben las buenas noticias.” Mateo 11:4-5.

¿Quiénes recibieron el evangelio? Los pobres y los que no tenían los beneficios que gozaban los ciudadanos ricos de Judea ¿Eso significa que Dios no ama a los que tienen abundancia de bienes materiales, salud, prestigio, y otras riquezas terrenales? No, Jesús dijo que esas cosas serán añadidas según sea su voluntad, después de la salvación: “Así que, primero busquen el reino de Dios y el bien que Dios quiere que hagan, y se les dará todo lo que necesitan.” Mateo 6:33. PDT.

En varias ocasiones Dios permitió la opresión y persecución de su iglesia para así salvar a sus escogidos: “Incluso ahora, tenemos hambre y sed, nos hace falta ropa, la gente nos maltrata y no tenemos un hogar. Tenemos que trabajar mucho para vivir. Cuando nos maltratan con palabras, los bendecimos. Cuando nos persiguen, lo soportamos. Cuando dicen algo malo de nosotros, nosotros decimos algo bueno. Hasta hoy, nos tratan como la basura del mundo, como los desechos de todos.” 1ª Corintios 4:11-13. PDT.

Si un pastor renunciara al ministerio que Dios le encomendó de predicar su palabra y edificar a la iglesia; entrando en la política, para servir a los deseos terrenales, egoístas y temporales de los pecadores de este mundo, se volverá otra vez esclavo de los hombres. “Dios los ha comprado a ustedes; no permitan que otros hombres los hagan esclavos.” 1Corintios 7:23. DHH.

¿Eso significa que ningún cristiano puede ser político? No, cualquier hombre o mujer cristianos, pueden involucrarse en la política y si Dios lo permite, ocupar cargos en el gobierno como presidentes, o ministros, o senadores, etc. Y desde esos lugares de autoridad dar testimonio de Cristo y servir a los propósitos de Dios. Pero un pastor no puede hacerlo, no puede renunciar a su llamado, porque eso significaría traicionar a Dios “Ningún soldado en servicio activo se enreda en los asuntos de la vida civil, porque tiene que agradar a su superior.” 2Timoteo 2:4. PDT.

No existe en la Biblia ningún ejemplo de personas escogidas por Dios para el ministerio que luego hayan renunciado para dedicarse a la vida civil. No permitió a Jonás escaparse de su llamado, tampoco permitió que Moisés renunciara, aunque lo intentó en más de una oportunidad. Pablo, Pedro, Juan, Esteban permanecieron en el llamado divino hasta el fin. ¿O será que Dios ahora actúa de manera diferente? “Cuando él decide realizar algo, lo realiza; nada le hace cambiar de parecer. Lo que él ha dispuesto hacer conmigo, eso hará, junto con otras cosas semejantes.” Job 23:13-14. PDT. “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.” Hebreos 13:8. PDT.

Aun en el hipotético caso de que Dios permita a alguno de sus siervos cambiar su llamado para ser presidente de una nación, el mismo no tendría que preocuparse ni siquiera de afiliarse a ningún partido político, ni de andar haciendo campañas populares, para recibir apoyo para su candidatura, porque si Dios le asegura que saldrá electo, nada impedirá que así sea “Él cambia los tiempos y las estaciones, pone y quita reyes. Da sabiduría a los sabios e inteligencia a los expertos.” Daniel 2:21. PDT.

¿Entonces por qué los pastores aspirantes a presidentes de su nación necesitan aliarse en yugo desigual con partidos políticos para tratar de asegurar su elección? Es obvio que es porque Dios nunca los llamó para eso. Es más que evidente que lo hacen por una ambición personal y han desechado el llamado único e indelegable de Dios, para dedicarse a una tarea muy inferior en comparación al ministerio pastoral. Además la mayoría de los partidos políticos siempre están involucrados en hechos de corrupción y mentiras “Ustedes no son iguales a los que no tienen fe en Cristo. Entonces no se junten con ellos. ¿Acaso hay algo en común entre el bien y el mal? O, ¿cómo puede la luz estar junto con la oscuridad. Es posible que exista un pacto entre Cristo y Satanás? ¿Qué puede haber en común entre un creyente y alguien que no cree en Cristo?” 2Corintios 6:14-15. PDT.

A todas luces la iglesia ha caído en un nivel de ignorancia espiritual tan grande, que ya nadie es capaz de discernir la luz de las tinieblas, el bien del mal, lo que agrada a Dios y lo que le desagrada.

Compartido directamente por Facebook a través del Ps. Osvaldo Paiva! Y usado con permiso!

2 comentarios

Archivado bajo Abuso Pastoral, Alerta Roja en el Cristianismo, Apologética Cristiana - Christian Apologetics, Casa de Oración Paraguay, En Defensa de la Sana Doctrina, ENLACE, Falsas Doctrinas, Guilliermo Maldonado, Herejías y Doctrinas de demonios en la Iglesia Cristiana de Hoy!, Luz para las Naciones Internacional, Movimiento de Fe o Teología de Prosperidad, Nuevo Orden Mundial, Recursos para Pastores

2 Respuestas a “¿POR QUÉ DIOS QUIERE QUE EL PROXIMO PRESIDENTE SEA UN PASTOR EVANGELICO? Por Ps. Osvaldo Paiva

  1. Antonio

    muy buen articulo, estoy totalmente de acuerdo. ¡la iglesia y el estado, no pueden caminar juntas! En Amos 3:3 dice: “¿andaran dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” Que ideas raras tienen algunos pastores al pensar mas en la politica que en el reino de Dios, “por favor lean mas la Biblia y consulten la historia y veran las consecuencias de asociar la iglesia con el estado. La tarea de la iglesia es espiritual y no politica.

    Me gusta

    • luzparalasnacionesinternacional

      Muy buen comentario Antonio! Sobre todo la exhortación final… “La tarea de la iglesia es espiritual y no politica” Y por lo que se ve en la actualidad, con la introducción nefasta de la famosa y tan afamada… pero aberrante… “Teología del Dominionismo” o “Teología del Reino Ahora o conocida también como The Kindom Know”. Han logrado infiltrar muchísimas herejías y alteraciones gravísimas a la Palabra de Dios! Y como ni siquiera conocen a Jesucristo como Salvador peronal… mucho menos lo conocen como Señor! Y por lo tanto se ponen sus protagonistas en posiciones de autoridad que jamás se les ha permitido a los que ministran detrás de un púlpito!!!!!!!!

      Es la clara evidencia de cómo satanás, cuando era Lucero intentó despojar al mismo Dios de Su Santo Trono!… Pero de inmediato enfrentó gravísimas consecuencias por su insensatéz!…

      Isaías 14:12
      “!!Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones”

      Isaías 14:11-13 (in Context) Isaías 14 (Whole Chapter)

      Bendiciones y muchísimas gracias por comentar! Y por vuestras apreciaciones!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s