El Hermano Pablo fallece y hereda su célebre mensaje


Como fechas históricas: en 1955, el Hermano Pablo comenzó su primer programa radial, y en 1960 produjo dramas bíblicos para televisión que llegaron a reconocerse como el primer programa cristiano.

Por varias décadas el Hermano Pablo conmovió a toda Latinoamérica con sus prédicas, mensajes y consejos a todo aquel que lo escuchaba o lo leía por medio de radio, televisión y medios escritos a lo largo y ancho de más de 30 países. LA PRENSA GRÁFICA ha tenido la dicha de publicar su mensaje.

Escrito por Reina María Aguilar
Sábado, 28 enero 2012 00:00

planbella

Pablo Finkenbinder, mejor conocido como Hermano Pablo, desde ayer descansa en paz, y partió a la eternidad con sus célebres mensajes.

Era muy conocido públicamente, ya que fue el creador de “Un mensaje a la conciencia”, un programa transmitido por la radio, la televisión y medios escritos en 33 países de Latinoamérica desde 1964.

En El Salvador fue transmitido por primera vez en Radio YSKL. Por varias décadas el mensaje también ha sido publicado en LA PRENSA GRÁFICA, por voluntad de los hermanos don José y don Roberto Dutriz.

 Este misionero de Dios que falleció a la edad de 91 años, en Irvine, California, llegó por primera vez a El Salvador en 1942, acompañado de su esposa, Linda (con ella hace unos días celebraban su 70.º aniversario de boda), para predicar el evangelio y animar a la conversión. En El Salvador, que lo acogió en varias ocasiones, deja una huella imborrable precisamente por ese espíritu evangelizador.

 Originario de Santurce, Puerto Rico, y nacido en el seno de un hogar cristiano, el Hermano Pablo perteneció a las Asambleas de Dios, pero siempre se identificó con todas las personas, sin importarle la religión que profesaran, porque como dijo durante su última visita a tierra salvadoreña, en 2006, para participar en el Congreso de Comunicadores y Medios Masivos Cristianos: “Hay muchas iglesias, pero un solo cuerpo y más me interesa a mí el cuerpo que las denominaciones. Cristo tiene un solo cuerpo y el cuerpo de Cristo son todos”.

 “Un mensaje a la conciencia” aborda sus anécdotas seguidas de una aplicación moral y espiritual, la fórmula que le ha dado resultado desde su creación a la fecha. Se difunde 5,000 veces al día en 33 países, y más de 55,000 personas suscritas reciben el programa a diario por medio de correo electrónico.

El Hermano Pablo ha dejado un gran vacío en su familia y en todos aquellos que lo conocieron personalmente así como por medio de su mensaje. Hace 15 años entregó su legado a su sucesor Carlos Rey. Se espera que su mensaje siga difundiéndose por el mundo. Su familia espiritual de seguro le dirá un hasta luego.

Tomado de la Prensa Gráfica de El Salvador

Deja un comentario

Archivado bajo Hermano Pablo Finkenbinder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s