Los 3 √Ārboles


Hab√≠a una vez tres √°rboles en una colina de un bosque. Hablaban acerca de sus sue√Īos y esperanzas.

El primero decía:
‚ÄúAlg√ļn d√≠a ser√© un cofre de tesoros. Estar√© lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estar√© decorado con labrados art√≠sticos y tallados finos; todos admirar√°n mi belleza‚ÄĚ.

El segundo √°rbol dijo: ‚Äúalg√ļn d√≠a ser√© una poderosa embarcaci√≥n. Llevar√© a los m√°s grandes reyes y reinas a trav√©s de los oceanos, e ir√© a todos los rincones del mundo. Todos se sentir√°n seguros por mi fortaleza y poderoso casco‚ÄĚ.

Finalmente el tercer √°rbol dijo: ‚ÄúYo quiero crecer para ser el m√°s recto y grande de todos los √°rboles del bosque. La gente me ver√° en la cima, mirar√° mis poderosas ramas y pensar√°n en el Dios de los cielos, y cuan cerca estoy de alcanzarlo. Ser√© el m√°s grande √°rbol de todos los tiempos y la gente siempre me recordar√°‚ÄĚ.

Despu√©s de unos a√Īos en que los √°rboles oraban para que sus sue√Īos se convirtieran en realidad, un grupo de le√Īadores lleg√≥ donde estaban los √°rboles‚Ķ

Cuando uno vio al primer √°rbol dijo: ‚ÄúEste me parece un √°rbol fuerte, creo que podr√≠a vender su madera a un carpintero‚ÄĚ, y comenz√≥ a cortarlo. El √°rbol estaba muy feliz debido a que sab√≠a que el carpintero podr√≠a convertirlo en un cofre para tesoros.

El otro le√Īador dijo mientras observaba al segundo √°rbol: ‚ÄúParece un √°rbol fuerte creo que lo podr√© vender al carpintero del puerto‚ÄĚ. El segundo √°rbol tambi√©n se puso muy feliz porque sab√≠a que estaba en camino de convertirse en una poderosa embarcaci√≥n.

El √ļltimo le√Īador se acerc√≥ al tercer √°rbol; este estaba asustado, pues sab√≠a que si lo cortaban, su sue√Īo nunca se volver√≠a realidad. El le√Īador dijo entonces: ‚ÄúNo necesito nada especial del √°rbol que cortar√©, as√≠ que tomar√© este‚ÄĚ.¬† Y cort√≥ el tercero‚Ķ

Cuando el primer √°rbol lleg√≥ donde el carpintero, fue convertido en un¬† caj√≥n de comida para animales, y fue puesto en un pesebre y llenado con paja. Se sinti√≥ muy mal pues eso no era por lo que hab√≠a orado.¬† El segundo √°rbol fue cortado y convertido en una peque√Īa balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar, y fue puesto en un lago. Y vio como sus sue√Īos de ser una gran embarcaci√≥n cargando reyes hab√≠a llegado a su final.¬† El tercer √°rbol fue cortado en largas y pesadas tablas y dejado en la obscuridad de una bodega‚Ķ

A√Īos m√°s tarde, los √°rboles olvidaron sus sue√Īos y esperanzas por lo que tanto hab√≠an orado. Entonces un d√≠a un hombre y una mujer llegaron al pesebre‚Ķ
ella dio a luz un ni√Īo, y lo coloc√≥ en la paja que hab√≠a dentro del caj√≥n en que fue trasformado el primer √°rbol. El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su beb√©, pero este caj√≥n deber√≠a serlo. El √°rbol sinti√≥ la importancia de este acontecimiento y supo que hab√≠a contenido el m√°s grande tesoro de la historia‚Ķ

A√Īos m√°s tarde, un grupo de hombres entraron en la barca, en la que hab√≠an convertido al segundo √°rbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmi√≥. Mientras¬†¬† estaban en el agua, una gran tormenta se desat√≥ y el √°rbol pens√≥ que no ser√≠a lo suficientemente fuerte para salvarlos. Los hombres despertaron al que dorm√≠a, este se levant√≥ y dijo: ‚ÄúCalma ! Qu√©date quieto !‚ÄĚ, y la tormenta y las olas se detuvieron‚Ķ
En ese momento el segundo √°rbol se dio cuenta de que hab√≠a llevado al Rey de Reyes y Se√Īor de Se√Īores‚Ķ

Finalmente un tiempo después alguien vino y tomó el tercer árbol convertido en tablas. Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba…
Se detuvieron en una peque√Īa colina y el Hombre fue clavado al √°rbol y levantado para morir en la cima de la colina. Cuando lleg√≥ el domingo, el tercer √°rbol se dio cuenta de que √©l fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la cima de la colina, y estar tan cerca de Dios como nunca, porque¬† Jes√ļs hab√≠a sido crucificado en √©l‚Ķ

Cuando parece que las cosas no van de acuerdo a tus planes, debes saber que siempre Dios tiene un plan para ti. Si pones tu confianza en El, te dar√° grandes regalos y satisfacciones a su tiempo. Recuerda que cada √°rbol obtuvo lo que pidi√≥, s√≥lo que no en la forma en que pensaban. No siempre sabemos lo que Dios planea para nosotros, s√≥lo sabemos que: ‚ÄúSus caminos no siempre son nuestros caminos pero‚Ķ siempre son los mejores.‚ÄĚ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

w

Conectando a %s