3 Maquinaciones Que Satanás Usa Contra Usted Por Chad Coley


clip_image002

Cuando la gente piensa en el Diablo hoy, la primera imagen que viene a la mente es un hombrecito de orejas puntiagudas, sosteniendo un tridente rojo y deformado. En realidad, Satanás no es nada de eso. Fue creado en esplendor y belleza para estar en la presencia de Dios (Ezequiel 28: 13-16). Él deseaba ser Dios, no sólo servirle y darle a Dios la gloria que El merece. Miró a su estado exaltado creyendo que él era responsable de la misma, en lugar de Dios. Fue expulsado del cielo y se erige contra el reino de Dios y el pueblo de Dios.

No hay que subestimar a Satanás. Él es llamado el “adversario” de los creyentes en 1 Pedro 5: 8, y se dice que es como un león rugiente buscando a quien devorar. Él es el enemigo mortal del cristiano y se opone a la voluntad de Dios en esta tierra. No se deje engañar, si él puede lograr que usted le subestime y lo descarte como un pequeño diablo rojo, entonces, su engaño ya está funcionando. Él es un asesino desde el principio y el padre de mentira (John8: 44).

Para ayudar en esta área, me propongo darle TRES TACTICAS DE SATANAS DE Génesis 3:1-7 que usará en su contra.

1. Satanás trabajará para crear duda en la Bondad de Dios-Génesis 3:1-3

La Serpiente (Apocalipsis 12: 9) se acerca a Eva e inmediatamente cuestiona el mandato de Dios. Él pregunta: “¿Conque Dios os ha dicho que no se puede comer de todo árbol del huerto?” Satanás se centra directamente en la restricción que Dios ha puesto en el lugar para Adán y Eva. Lo que Satanás quería que Eva pensara es que Dios es innecesariamente restrictivo, que Él es un tirano. Es una mentira continua de Satanás que toda autoridad es tiránica. La única restricción de Dios para Adán y Eva era que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal.

Satanás quería que Eva a dudara de la bondad de Dios y creyera que cualquier restricción a su libertad no estaba en su mejor interés.

Tenga en cuenta que Eva está siendo engañada desde el principio (1 Timoteo 2: 13-14). Cuando Eva respondió a la serpiente, ella no defendió inmediatamente la bondad de Dios; ella en cambio se centró en las restricciones impuestas a ella, incluso embellecer lo que Dios le había dicho a Adán en Génesis 2:16-17 haciendo del mandamiento aún más restrictivo añadiendo las palabras “ni le tocaréis.” Ella ya había aceptado la premisa de que Dios estaba restringiendo su libertad. Esto se puede ver en la forma en que responde a la serpiente. Dios le dijo a Adán en Génesis 2: 16-17 que podían comer “libremente” de todo árbol del huerto, excepto del árbol del conocimiento del bien y del mal. La palabra en hebreo lleva la idea de “comer hasta que uno se llene.” En lugar de centrarse en la bondad de Dios en todo lo que podían hacer; ella optó por centrarse en lo que no podía hacer. Satanás quería que Eva dudara de la bondad de Dios, centrándose en las restricciones de Dios en lugar de Sus bendiciones.

La estrategia de Satanás no ha cambiado a lo largo de los milenios desde la caída del hombre. Cuando usted se preocupa, se esta centrando en lo que no tiene comparación con lo que Dios le ha bendecido. Cuando se enfoca en lo que usted piensa que se merece en lugar de contentarse con lo que Dios le ha bendecido, usted está dudando de la bondad de Dios. Usted esta básicamente diciendo que Dios no tiene cuidado de mí y que en el fondo no tiene interés por mi. Alabado sea Dios que Él se preocupa por nosotros y que Él no nos da todo lo que deseamos. Dios es bueno (Salmo 136: 1) y Él hace todas las cosas para nuestro bien, que es nuestra semejanza a Cristo (Romanos 8:28-30).

2. Satanás va a Contradecir la Palabra de Dios –Génesis 3:4-5

En Génesis 3:4-5, Satanás da a Eva dos mentiras que ella cree, continuando el engaño ya en marcha. Ambos están en contradicción directa con las palabras de Dios en Génesis capítulo 2.

La primera mentira se encuentra en Génesis 3:4. Satanás dice a Eva exactamente lo contrario de lo que Dios había dicho a Adán en Génesis 2:17. En referencia al fruto prohibido, Dios le dice a Adán “. … Porque el día que de él comas, ciertamente morirás.” Génesis 3:4 nos dice que en directa contradicción con esto, Satanás le dice a la mujer: “Sin duda no morirás.” Lo que Satanás está diciendo a Eva es esto: No hay consecuencias por la desobediencia. Al contradecir directamente la palabra de Dios, Satanás quiere que Eva crea que no se puede confiar en la palabra de Dios. Ella lo averiguo muy rápidamente, junto con su marido, que también comió, que el pecado y la desobediencia tienen consecuencias (lea Génesis 3:9-24).

Primera pregunta en la Escritura:

“¿Con que Dios os ha dicho?” –Satanás

La segunda mentira de Satanás gira en torno a lo que dice en Génesis 3: 5. Satanás le dice a Eva que no sólo no moriría, sino que ella va a ser como Dios sabiendo el bien y el mal. La mentira de Satanás es que Dios no está en control soberano sobre su vida. Al centrarse en la falta de conocimiento de Eva del bien y del mal, Satanás desea que Eva cuestionara si ella estaba en el mejor lugar en ese momento. Satanás estaba diciendo que había algo, un poco de conocicimiento del que Eva carecia. Quería que ella cuestionara el plan de Dios. ¿Estaba ella realmente en la condición ideal? ¿No había algo que le faltaba a su vida?

Esto está en contradicción directa con lo que se indica en Génesis 1:31. Dios ve al hombre y la mujer y todo lo que había hecho y lo declara “muy bueno.” No era el deseo de Dios que Eva conociera el mal en un nivel experimental personal. Expulsados del jardín, Eva y Adán pronto experimentaron un mal que nunca podrían haber previsto. Su propio hijo Caín, en un ataque de celos, mató a este hermano Abel. Ambos estaban en un estado perfecto en el lugar perfecto, y Dios los había puesto soberanamente allí. Cayeron de la perfección cuando Eva creyó las mentiras de Satanás, y en su insatisfacción con Dios comieron del fruto prohibido y llevó a su marido a hacer lo mismo.

3. Satanás Apelara a los Deseos Dados por Dios Génesis 3: 5-7

Adán y Eva fueron creados con deseos naturales. El deseo de comer y beber, el deseo de compañía, el deseo de aumentar el conocimiento y la sabiduría. Satanás apeló a estos deseos naturales en su engaño de Eva. Hay tres aspectos de la naturaleza del hombre a los que Satanás apelará. Él apela a la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos, y la vanagloria de la vida.

Los deseos de la carne –Génesis 3:6 dice que Eva vio que el fruto era “bueno para comer.” El cuerpo tiene una necesidad natural para su sustento, vamos a decirlo enseguida. El peligro es cuando ese deseo natural se pervierte para querer algo que está expresamente prohibido por Dios. Eva no estaba hambrienta, Dios había dicho a Adán que podían comer libremente de todo lo que deseaban. No era como si hubiese otras personas y recursos limitados. En el corazón de Eva, el engaño alcanzó su clímax mientras pensaba en las palabras de la serpiente y se puso a pensar en cuan bueno sabría el fruto que estaba prohibido por Dios.

Deseos de los ojos –Génesis 3:6 dice que para Eva el fruto era “agradable a los ojos.” Los ojos siempre tiempo anhelan mirar lo que es novedoso, original y hermoso. Eva podía mirar el mundo perfecto que Dios había creado y dar gloria a Él. Ella podía ver la belleza del jardín, la novedad de los diferentes animales, y sin embargo, a través del engaño de la serpiente, todo lo que podía ver era el fruto que Dios había prohibido expresamente.

Vanagloria de la Vida –Génesis 3:6 dice que para Eva “el árbol era deseable para alcanzar sabiduría.” No hay nada inherentemente malo en crecer en el conocimiento de uno de Dios y de Su creación. El peligro para Eva fue la perversión de este deseo al elevarse uno mismo y deshonrar a Dios. El descontento y la desobediencia traen sólo dolor y sufrimiento. Eve dejó que su deseo de ser “sabio”, y ser “como Dios” nublara su juicio y la llevara a actuar con independencia de Adán y en violación directa de la Palabra de Dios.

Reflexiones Finales

Satanás es el adversario de los creyentes en esta vida. Él sabe cómo tentar a los hombres y mujeres. Después de todo el lo que ha estado haciendo desde el principio. En el momento en que usted piensa que usted está bien, que lo estás haciendo bien, y baja su guardia, ese es el momento en el que usted caerá. 1 Corintios 10:12 dice: “Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga.”

Oro para que el conocimiento de estas estrategias de Satanás le ayudará a resistir al diablo (Santiago 4: 7). La clave para resistir a Satanás es acercarse a Dios. Usted debe creer que Dios es bueno, obedecer su palabra, y resistir lo que este mundo tiene que ofrecer (1 Juan 2: 15-17).

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s