Carta a mi hijo adolescente. Un contrato de celular, con amor de tu madre


... policial en el lugar, para un mayor control en la venta de celulares

Querido hijo:

¬°Felicidades! Ya eres el orgulloso propietario de un celular. ¬°Impresionante! Eres un chico de 13 a√Īos bueno y responsable y te mereces este regalo. Pero aceptarlo significa aceptar una serie de normas y obligaciones. Por favor, lee con detalle el siguiente contrato. Espero que comprendas que es mi deber educarte para que seas un joven sano y maduro, capaz de funcionar en el mundo y de coexistir con la tecnolog√≠a, no de vivir controlado por ella. El incumplimiento de esta lista significar√° que dejar√°s de ser due√Īo del celular.

Te quiero con locura y estoy deseando compartir varios millones de mensajes de texto contigo en el futuro.

  1. El tel√©fono es m√≠o. Yo lo he comprado. Yo lo he pagado. Te lo estoy prestando. ¬ŅA que soy estupenda?
  2. Siempre sabr√© la contrase√Īa.
  3. Si suena el tel√©fono, cont√©stalo. Es un tel√©fono. Di hola, s√© educado. No ignores nunca una llamada si la pantalla dice ‚ÄúMam√°‚ÄĚ o ‚ÄúPap√°‚ÄĚ. Nunca.
  4. Entrega el tel√©fono a tu padre o tu madre sin falta a las 7:30 p.m. en d√≠as de colegio y a las 9:00 p.m. en fin de semana. Permanecer√° apagado durante la noche y lo volveremos a encender a las 7.30 de la ma√Īana. Si es un momento en el que no llamar√≠as a nadie al tel√©fono fijo -que pueden descolgar los padres-, no llames ni env√≠es un mensaje. Haz caso a tu instinto y respeta a otras familias como nos gusta que nos respeten a nosotros.
  5. El teléfono no va al colegio contigo. Habla en persona con la gente a la que envías mensajes. Aprender a hacerlo te vendrá bien en la vida. Lo de las medias jornadas, las excursiones y las actividades extraescolares tendremos que estudiarlo especialmente.
  6. Si¬† se cae al suelo y se destroza o desaparece, t√ļ ser√°s responsable de lo que cueste arreglarlo o sustituirlo. Corta el c√©sped de alg√ļn jard√≠n, cuida ni√Īos, ahorra dinero de cumplea√Īos. Algo pasar√°, as√≠ que debes estar preparado.
  7. No emplees esta tecnolog√≠a para mentir, burlarte de otro ser humano ni enga√Īarle. No participes en conversaciones que hieran a otros. S√© un buen amigo antes que nada, o si no, mantente al margen de las disputas.
  8. No digas nada, ni por mensaje, ni por correo electrónico, ni por teléfono, que no dirías en persona.
  9. No digas nada, ni por mensaje, ni por correo electr√≥nico, ni por tel√©fono, que no dir√≠as en voz alta con sus padres presentes. Cens√ļrate.
  10. Nada de porno. Busca en internet información que no te importe compartir conmigo. Si tienes alguna pregunta sobre algo, házsela a una persona; preferiblemente a tu padre o a mí.
  11. Ap√°galo, sil√©ncialo o gu√°rdalo en p√ļblico. Sobre todo en un restaurante, en el cine o mientras est√©s hablando con otra persona. No eres un maleducado; no permitas que el telefono te cambie.
  12. No env√≠es ni recibas fotos de tus partes √≠ntimas ni de las de otra persona. No te r√≠as. Alg√ļn d√≠a tendr√°s la tentaci√≥n de hacerlo, a pesar de tu gran inteligencia. Es peligroso y podr√≠a arruinar tu vida de adolescente, universitario o adulto. Es una mala idea, siempre. El ciberespacio es vasto y m√°s poderoso que t√ļ. Y es dif√≠cil conseguir que desaparezca algo de semejante magnitud, incluida una mala reputaci√≥n.
  13. No hagas millones de fotos y vídeos. No es necesario documentarlo todo. Vive tus experiencias. Quedarán almacenadas en tu memoria para toda la eternidad.
  14. Déja el teléfono en casa a veces y quédate tranquilo con la decisión. No está vivo ni es una prolongación tuya. Aprende a vivir sin él. Tienes que vencer el miedo a perderte algo.
  15. Desc√°rgate m√ļsica que sea nueva, o cl√°sica, o distinta a la de los millones de chicos como t√ļ que escuchan exactamente las mismas cosas. Tu generaci√≥n tiene la mayor facilidad de acceso a la m√ļsica que ha existido jam√°s. Aprovecha ese don. Ampl√≠a tus horizontes.
  16. Juega a un juego de palabras o de preguntas de vez en cuando.
  17. Mant√©n los ojos abiertos. Mira el mundo a tu alrededor. As√≥mate a una ventana. Escucha a los p√°jaros. Sal a pasear. Habla con un desconocido. Preg√ļntate cosas sin necesidad de buscarlas en Google.
  18. Meter√°s la pata. Te confiscar√© el tel√©fono. Nos sentaremos a hablar sobre ello. Volveremos a empezar. T√ļ y yo estamos aprendiendo sin cesar. Estoy de tu parte. Estamos juntos en esto.

Espero que te parezcan bien estas condiciones. La mayor√≠a de las ense√Īanzas que enumero aqu√≠ no sirven solo para el celular, sino para la vida. Est√°s creciendo en un mundo r√°pido y cambiante. Es emocionante y seductor. Procura no complicarte las cosas siempre que puedas. Conf√≠a en tu inteligencia y en tu enorme coraz√≥n por encima de cualquier m√°quina. Te quiero. Espero que disfrutes de tu incre√≠ble iPhone.

Besitos
Mam√°

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.
Fuente: Huffingtonpost.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n / Cambiar )

Conectando a %s