21 consejos para reavivar tu relación con Cristo


Nadie dijo que ser seguir a Jesús sería fácil. Dios nos da todo, pero a cambio nos pide todo – nuestro tiempo, nuestros talentos y también a nosotros mismos. Somos llamados a ser embajadores de Cristo y a reflejar a Dios en todo lo que hacemos. Pero en medio de nuestra vida diaria tan ocupados con quehaceres, responsabilidades y metas; perdemos enfoque del más importante llamado.

Lo que sigue son varias sugerencias de cómo acercarse más a Dios y cómo comunicarles el amor de Dios a aquellos que están a tu alrededor. Algunos dicen que es fácil. Algunos requieren un gran esfuerzo. Pero todos te recordarán una verdad clave: Como discípulo de Jesús, tu vida no te pertenece a tí mismo.

1.- Ponte Creativo

Escribe, pinta, canta, inventa y experimenta con tu creatividad aunque pienses que no lo seas. ¡Hazlo para Dios! Porque ser creativo le da honor a la creatividad ilimitada de Dios. Y porque puede que descubras talentos que Dios te ha dado que ni siquiera sabías que tenías.

2.- Participa

Demasiados cristianos ven a su iglesia como una cita semanal. “Ponchan tarjeta” a la entrada y a la salida como si fuera un centro de trabajo y luego se van a casa, a veces quejándose de “que tan muerta está la iglesia”. Pero las iglesias son tan vibrantes como sus miembros porque ¡ellos son la iglesia! El apóstol Pablo dijo: Somos todos partes del cuerpo de Cristo, y como tal se nos pide que hagamos un trabajo específico en el cuerpo. Trata de encontrar una manera para que tus talentos sean de bendición en tu iglesia.

3.- ¡Lee tu Biblia!

Sumergirse en la palabra de Dios es uno de los aspectos más críticos en el crecimiento del cristiano. Tomar un poco de tiempo a diario para leer tu Biblia puede educarte e inspirarte y te ayudaría muchísimo a centrar tu enfoque en lo que es más importante.

4.- Aprecia a personas de otras Iglesias

Esto no quiere decir que tienes que cambiarte de congregación ¡No, no!, sino simplemente que aprendas como otros cristianos honran a Dios. Es fascinante conocer a personas que aunque tienen costumbres diferentes, también son nuestros hermanos. La diversidad entre el Cristianismo es fascinante y viendo cómo otros adoran puede ayudarte a entenderlos mejor y quizás a valorar tu propia manera de adorar. De seguro te ayudará también a entender y apreciar tus raíces. Esto se ha visto una y otra vez en grandes tragedias como terremotos, inundaciones, etc. Los seguidores de Jesús se unen para apoyarse mutuamente ignorando sus diferencias, pero teniendo una cosa en común. Han creído en su corazón, y declarado con sus labios que Jesús es EL Señor, EL Hijo del Dios Viviente.

5.- Toma tiempo para una caminata

No hay mayor manera de recordar los regalos de Dios, que cuando te rodeas con los más espectaculares y sublime de ellos. Camina en la playa, tómate una caminata en las montañas, o pasa un tiempo en el parque tomando unos minutos para admirar las maravillas de El, tanto las grandes como las pequeñas.

6.- Sirve de voluntario

Sirve en la cocina de la iglesia o en la de un orfanatorio, enséñale a niños no privilegiados a leer, sé voluntario, dale a alguien tu regalo de más valor, tu tiempo. Sirviendo a otros estás imitando a Jesús y comunicando su amor y aprenderás que tan remunerante y satisfactorio es servir como voluntario.

7.- Lee Las Obras de Los Maestros de La Fe

Por 2,000 años los sabios de la fe han debatido las grandes verdades del Cristianismo. Autores que han sido leídos y citados por muchos, pudiera ser educacional, entretenido e inspirador.

8.- Estírate

Nunca ha sido la intención de Dios de que nos pongamos muy cómodos en esta vida. Para convertirnos en la persona que Dios quiere que seamos, tenemos siempre que buscar nuevos retos – oportunidades para aprender lecciones que podremos poner en práctica luego en la vida. No es fácil, pero nada que valga la pena jamás será fácil.

9.- Mantenga un Diario

Escribe tus pensamientos, sentimientos y tus acciones. Pueden ser un guía importante en tu jornada espiritual. Y si miras atrás y lees en tus diarios tus experiencias del pasado, te sorprenderá el ver cuánto haz crecido.

10.-  Estudia Los Heroes de La Fé

Por los ultimos 2,000 años se ha tenido en alta estima a otros cristianos sobresalientes como ejemplo para todos nosotros. Los encontramos en la Biblia como en las páginas de la historia secular. La historia de estos Heroes de la Fe, nos inspiran através de nuestras luchas personales y nos llevan a un conocimiento más profundo de Dios.

11.- ¡Haz ejercicio!

El apóstol Pablo escribió y dijo que nuestro cuerpo es un templo. El ejercicio mantiene nuestro cuerpo en buen estado de salud. Pero más importante quizás es que 30 minutos de ejercicio diario nos ayuda a aclarar nuestras mentes de basura. Y nos ayuda a pensar y a enfocarnos en lo espiritual.

12.- Participa en estudios Bíblicos

Desde Jesús y sus discípulos, el Cristianismo ha sido una fé comunitaria. Debemos de buscar a Dios juntos. Compartiendo nuestros conocimientos podemos ser de edificación los unos a los otros. Y ayudarnos durante las dificultades que enfrentemos.

13.- Vota

El Cristianismo no solo es comunal sino que también tiene que ver con la comunidad. Un vistazo a través Del Nuevo Testamento nos deja ver que los cristianos del primer siglo estaban interesados en los enfermos, los pobres y los asuntos del diario vivir. Por lo tanto, somos también llamados a estar envueltos en el mundo que nos rodea y en sí vivimos en una sociedad donde se practica la democracia; eso quiere decir que también podemos votar, no importando su afiliación política, cuando tu votas. Recuerda que no es solamente tu responsabilidad civil sino que también lo haces porque eres cristiano.

14.-Dá a Obras de Caridad

Dios nos llama a ser sus manos y sus pies, pero en realidad no podemos estar en todo lugar a la vez. Mas sin embargo a través de nuestro dar podemos hacer sentir el amor de Dios al otro lado de la calle o al otro lado del mundo. Hay cientos de ministerios y organizaciones de caridad hacienda un trabajo tremendo.

Haga un compromiso de dar a largo plazo a una organización que sí está haciendo una gran diferencia.

15.-Haz tiempo para tu devocional

Puede ser difícil sacar tiempo para tu devocional, pero pasar tiempo en la palabra de Dios puede influenciar cómo vas a pasar tu día y cómo te vas a sentir. Además hay muchos libros, cintas, CD’s y lugares en la red que lo hacen fácil.

16.- Haga Una Caminata de Oración

Algunas iglesias le piden a sus congregantes que caminen en sus comunidades orando por las escuelas, iglesias y vecindarios. Aunque este modo de batalla espiritual no está en línea con teologías o costumbres de la mayoría, todos podemos estar de acuerdo en que orar por nuestra comunidad cuadra por cuadra es una manera buena de recordarnos las necesidades específicas de nuestros conciudadanos y de nuestra responsabilidad ante la sociedad como hijos de Dios.

17.- Pasa tiempo con La Familia

A Dios le gusta vernos disfrutar de sus regalos y no hay regalo más precioso que nuestras familias, da una caminata con tu hija, juega a la pelota con tu hijo, llama a tus padres, invita a tu compañera/compañero a cenar. Cuando les damos felicidad a las personas más cercanas a nosotros, les estamos enseñando El Rostro de Dios y no hay nada más importante que eso.

18.- Toma un viaje

No tienes que ir a Jerusalén para apreciar mejor a Dios. El está en cualquier lugar al que vayamos. Miramos su poder en el mar Pacífico y su majestad en el gran valle, sus artesanías en los grandes sembrados. Y una vez que has sido impresionado por la magnificencia de Dios y después visitas un lugar que clama por la misericordia de Dios, entonces no necesitarás ir muy lejos para encontrar gentes hambrientas de Dios. Así que, piensa en cómo puedes ayudar a cualquier lugar donde viajes.

19.- ¡Alaba Jesús con música!

Nada toca nuestras almas tanto como la música, esto explica por qué ha sido un parte tan importante de la fé desde el principio. Comenzando con Bach y Handel, baladas, juvenil, y hasta Hip Hop, la música para Cristo puede llenar miles de iPod’s y su calidad sigue creciendo.

20.- Perdona a Alguien

Es una de las cosas más difíciles a lo cual somos llamados como cristianos. Cuando nos hieren es muy difícil soltar el dolor causado por las heridas. Queremos castigar a quienes nos han herido. Pero si no perdonamos, nos hacemos daño a nosotros mismos. Cristo nos manda a soltar toda raíz de rencor y a perdonar así como hemos sido perdonados. Cuando perdonamos nos es tanto por el que nos hirió sino por nosotros mismos.

21.- Estad quietos

Dios puede hablarnos en medio de las tormentas y torbellinos de la vida, pero muy a menudo nos habla a través del silbido suave de su voz; la cual muchas veces puede ser ahogado por el ruido del mundo moderno y sus afanes. Escucha, toma tiempo todos los días para estar quieto, en silencio y quizás serás sorprendido por lo que escucharás. Shalom!

Fuente: Beliefnet

Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.

Efesios 3:1617

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s