John MacArthur – Fuego Extraño. El Peligro de Ofender al Espíritu Santo con Adoración Falsa


Fuego Extraño - John MacarthurJohn MacArthur ha estado durante mucho tiempo preocupado por los peligros del pentecostalismo y el movimiento carismático. Hace más de veinte años escribió Caos Carismático que documentó muchos de los excesos del movimiento. La principal crítica al momento de la posición de MacArthur era que él pintó en términos demasiado amplios y así mismo incluye a los de la franja lunática de la carismanía con los que son sustancialmente más bíblicos. La multitud marginal, después de todo, compone una pequeña minoría de la familia pentecostal /carismático total. Cual sea lo que los críticos de MacArthur podrían pensar de Fuego Extraño, ya no pueden afirmar que los carismáticos extremas son ya sea la minoría o lo inusual. El rápido crecimiento, y los segmentos más visibles del movimiento son los que antes eran identificados como el grupo marginal. Todavía hay muchos carismáticos doctrinalmente sanos dentro de la cristiandad hoy y MacArthur se esmera en decirlo (pp. 81-82). Pero los extremistas están en todas partes y está creciendo rápidamente. Además existe la preocupación más reciente, como los carismáticos reformados, o neo-calvinistas, que combinan un excelente teología en algunas áreas con la apertura a los dones carismáticos. Estos incluyen Wayne Grudem, John Piper, DA Carson, y Mark Driscoll. MacArthur dedica su último capítulo suplicándoles a estos hombres a volver a examinar su posición bíblicamente.

La preocupación general de MacArthur es que el compromiso del Movimiento Pentecostal / Carismático al subjetivismo y la experiencia domina su creencia en la revelación bíblica (pp. 16-17) y está dirigiendo la mayor parte de los evangélicos a abrazar esta filosofía. MacArthur explora las raíces de este énfasis en el subjetivismo, al menos, volver a Schleiermacher y Ritschl, los fundadores del liberalismo teológico, ya que sustituye la revelación con la experiencia como fuente de autoridad (pp. 215-218). El pentecostalismo en sí tuvo sus comienzos en los Movimientos de Santidad /Wesleyana de los siglos s8 y 19, aunque fue dado a luz oficialmente en 1901 por Charles Parham. El inicio reconocido del movimiento carismático fue 1960. Hoy hemos sido testigos de la Tercera Ola, la lluvia tardía, la Nueva Reforma Apostólica, los movimientos de Palabra de Fe Word y Evangelio de la Prosperidad, entre otros. Sin embargo, los movimientos están plagados de problemas teológicos y prácticos. Los escándalos han sido comunes en el liderazgo pentecostal (pp. 60-65), la doctrina de la suficiencia de la Escritura ha sido declarada demoníaca por algunos (p. 69), las afirmaciones falsas abundan, y los creyentes están siendo engañados.

¿Qué puede hacerse al respecto? MacArthur dedica dos capítulos mostrando cómo el cristiano debe poner a prueba a los espíritus de la época (pp. 37-82). Lo más importante, sin duda, ya menudo hace hincapié en que lo que está sucediendo hoy en día no es lo que ocurrió en el Nuevo Testamento: lenguas bíblicas fueron lenguas reales, mientras que las lenguas hoy en día son una palabrería sin sentido (pp. 133-154); las sanidades bíblicas eran sanidades innegables y milagrosas de enfermedades orgánicas y dolencias, mientras que las sanidades de hoy son incomprobables y selectivas, y se practica en ambientes controlados, y las profecías de la Biblia eran sin error mientras que hoy la mayoría están llenas de errores y son productos de la imaginación humana.

El tema de la profecía “falible” es muy importante debido a su aceptación por parte de muchos evangélicos líderes en el campo de Neo-calvinismo. A menudo conocido como continuacionistas, estos líderes enseñan que el Señor sigue dando profecías hoy, esas profecías sin embargo, a diferencia de las bíblicas, son falibles. Una cierta revelación puede ser en parte del Señor y en parte de la imaginación equivocada del “profeta.” La base doctrinal para este punto de vista se encuentra en el trabajo pionero de Wayne Grudem, El Don de Profecía en el Nuevo Testamento y Hoy, y en su Teología Sistemática, los cuales tratan de demostrar que, a diferencia de la profecía del Antiguo Testamento, que era infalible, la profecía del Nuevo Testamento era defectuosa siendo una mezcla de verdadera revelación e interpretación humana. MacArthur demuestra que Grudem está equivocado en su pensamiento y que toda la revelación de Dios es sin error (pp. 105-123). Más tarde MacArthur ofrece un apéndice que demuestra que su punto de vista, conocido como cesacionismo, ha sido la postura histórica de los principales evangelistas (pp. 251-261).

Una de las críticas importantes, y erróneas, del cesacionismo es que disminuye el papel del Espíritu Santo. MacArthur ocupa más de 50 páginas para refutar eta idea mostrando el ministerio activo del Espíritu Santo en nuestra salvación (pp. 179-195), nuestra santificación (pp. 197-213), y la inspiración de las Escrituras –el medio por el cual Dios habla a Su pueblo hoy (pp. 213-230). También incluye una discusión útil de la obra iluminadora del Espíritu Santo (pp. 224-226).

Fuego Extraño es una obra oportuna y valiosa.. El lector aprenderá mucho sobre la historia, la doctrina, los peligros y las influencias del Movimiento Pentecostal / Carismático. Para aquellos que se identifican como Nuevos Calvinistas, y están abiertos a los dones carismáticos de lenguas, sanidades y profecías, se espera que este libro hará que reconsideren su posición.

FORMATO: PDF

DESCARGAR: aquí

Artículo tomado de: http://bajarlibroscristianosgratis.blogspot.com

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s