¿Cristianismo cultural o Cristianismo Bíblico? por Pastor Miguel Núñez


cristianismoculturalcristianismobiblico-banner

Las siguientes palabras del evangelio de Lucas fueron grandemente confrontadoras en su tiempo, y lo siguen siendo hoy: “¿Y por qué me llamáis: “Señor, Señor”, y no hacéis lo que yo digo?”, Lucas 6:46. Es obvio que a la luz de la palabra de Dios no basta con decir que somos cristianos si nuestro caminar carece de la evidencia necesaria. Cuando escuchamos muchas de las enseñanzas de la palabra hoy en día, resulta evidente que el evangelio está siendo ofrecido a un precio muy barato. Dietrich Bonhoeffer, en su libro The Cost of Discipleship (El Costo del Discipulado), habló de un término que pudiera definir bien esta realidad. Él le llamó “gracia barata”, definiéndola como “la predicación del perdón sin requerir arrepentimiento; el bautismo sin disciplina de iglesia; comunión sin confesión; la absolución de pecados sin confesión. La gracia barata es gracia sin discipulado; gracia sin la cruz, gracia sin Jesucristo viviente y encarnado” ([1]).

Si bien es fácil ser un cristiano cultural y pasar como un cristiano genuino, no es menos cierto que Dios sabe quién es y quién no lo es. No es la cultura evangélica que salva, ni siquiera es el mensaje evangélico que salva; es la conversión evangélica. El Señor sabe quiénes exhiben solamente una cultura evangélica y quiénes tienen “el alma o el espíritu evangélico”. El problema está en que la cultura evangélica se adquiere con relativa facilidad:

  • Aprendes a hablar como evangélico, diciendo cosas como “yo todo se lo presento al Señor”; “buenos días varón de Dios”…
  • No dejes de decir amén a todo lo que alguien diga que tenga que ver con Dios.
  • Cambias tu forma de vestir los domingos y los miércoles cuando vienes a la iglesia. Cualquier otro día “está bien si luces como pagano”. Viernes en la noche y sábado en la noche tienes licencia para vestir sensual. Y nadie se dará cuenta porque ya todo el mundo sabe que en esos días se puede vestir inapropiadamente.
  • Aceptas a Jesucristo en tu corazón; sin arrepentirte ni pedir perdón por tus pecados. Antes había que arrepentirse; ahora sólo se invita a Cristo a entrar al corazón.
  • Dejas a un lado los pecados extremos como emborracharte, las drogas y el tener amantes. Pero puedes seguir disfrutando de sensualidad, violencia y oyendo lenguaje vulgar en las películas porque ya todas son así, y Dios entiende que “no podemos vivir sin ver películas”.
  • ¡Claro! Y te bautizas como adulto.

“Bingo”, ya estás dentro del Reino de los cielos. Así piensan muchos.

Mucha gente va a llegar al tribunal de Cristo, 100% convencida de su salvación, hasta el punto que al ver a Cristo se dirigirán a Él llamándole “Señor”. Sin embargo, se van a asombrar cuando Cristo le diga “aquí no hay espacio para ti”. Me sorprende como el texto dice que muchos le dirán “Señor, Señor”. No algunos, sino muchos. Estas personas estarán tan convencidas que incluso dirán “pero Señor, en tu nombre predicamos, en tu nombre echamos fuera demonios y en tu nombre hicimos muchos milagros”, trayendo como evidencia esas obras. Y el Señor, les dirá, nunca te reconocí como mi oveja (Mateo 7:21-23 ).

¿Por qué? Cristo da la respuesta:

  • Mientras venías a la iglesia y oías mi mensaje,
  • Mientras ibas a grupos de parejas y oías lo que debías hacer como esposo,
  • Mientras ibas a grupos de jóvenes y oías lo que debías de hacer,

Permaneciste en la frivolidad de la vida. Pensabas que decir amén a las doctrinas correctas y escuchar los sermones correctos y cantar las canciones correctas, desobedeciendo mi palabra todo el tiempo, era lo que te iba a proveer salvación. Hoy en día nadie quiere pagar el precio de ser cristiano y prefieren culturalizar la fe cristiana.

  • Nadie quiere un estándar de vida más exigente porque “no hay necesidad de eso”.
  • Nadie quiere perder popularidad; hacemos cualquier cosa para mantenerla.
  • Nadie quiere ser llamado fanático.
  • Nadie quiere ser considerado estrecho de mente.
  • Nadie quiere sentirse solo.

En la época de Atanasio, en los años 300’s, estaba en discusión la divinidad de Jesús. Atanasio estaba siendo presionado para que desistiera de defender la divinidad de Cristo. Algunos le dijeron “Atanasio ríndete… el mundo está contra ti”; a lo cual Atanasio respondió, “pues entonces tendrá que ser Atanasio contra el mundo”. Que el Señor quiera levantar más “Atanasios” hoy en día.

Hermanos no podemos olvidar que la razón por la que el mundo tiene mucho mayor aceptación de la iglesia evangélica hoy no es porque el mundo se ha ido santificando, sino porque la iglesia se ha ido mundanalizando. La iglesia del siglo XX-XXI no quiere sentirse rechazada por el mundo y por eso se adapta a ese mundo. Pero recordemos las palabras de Cristo en Juan 15:18-20 :

“18Si el mundo os odia, sabéis que me ha odiado a mí antes que a vosotros. 19Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia. 20Acordaos de la palabra que yo os dije: “Un siervo no es mayor que su señor.” Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros; si guardaron mi palabra, también guardarán la vuestra”.


[1] Dietrich Bonhoeffer, The Cost of Discipleship (New York: The Macmillan Company, 1966), 47

miguel-web

ACERCA DE MIGUEL NÚÑEZ

Miguel Núñez es el pastor de predicación y visión de la Iglesia Bautista Internacional, y presidente de Ministerios Integridad y Sabiduría. El Dr. Núñez y su ministerio es responsable de las conferencias Por Su Causa, que procuran atraer a los latinoamericanos a las verdades del cristianismo histórico. Puede encontrarlo en Twitter como @PastorMNunez.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Alerta Roja en el Cristianismo, Apostasía, Ayudas para el crecimiento espiritual, Biblia, Cristianismo e Iglesia Ligth, En Defensa de la Sana Doctrina, Noticias de Interés, Noticias de Urgencia, Ps. Miguel Nuñez, Recursos para Pastores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s