Lo que dice la Biblia acerca de la ira por Tim Challies


sdj_laira1-580x302

Supongo que no debería ser sorpresa que la Biblia tenga mucho que decir acerca de la ira. Después de todo, la ira no sólo es una causa de pecado, sino también una causa común de pecado. Aquí está lo que la Biblia tiene que decir al respecto:

1. Es bueno ser lento para la ira. Aquellos que son prontos para airarse muestran una falta de sabiduría.

  • “El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad”. (Proverbios 14:29 RV60)
  • “Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira”. (Santiago 1:19)
  • “No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida en el seno de los necios”. (Eclesiastés 7: 9)

2. La ira debe ser corregida lo antes posible, ya que puede convertirse fácilmente en pecado. 

  • “Entonces el Señor dijo a Caín: ¿Por qué estás enojado, y por qué se ha demudado tu semblante? Si haces bien, ¿no serás aceptado? Y si no haces bien, el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo”. (Génesis 4:6-7)
  • “Habéis oído que se dijo a los antepasados: “No mataras” y: “Cualquiera que cometa homicidio será culpable ante la corte.” Pero yo os digo que todo aquel que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte…Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”. (Mateo 5: 21-24)
  • “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo”. (Efesios 4:26)

3. Aunque a veces la ira puede ser justa (véase especialmente marcos 3:5 donde Jesús se enoja), la ira de manera general debe ser evitada. 

  • “Porque temo que quizá cuando yo vaya, halle que no sois lo que deseo, y yo sea hallado por vosotros que no soy lo que deseáis; que quizá haya pleitos, celos, enojos, rivalidades, difamaciones, chismes, arrogancia, desórdenes”. (2 Corintios 12:20)
  • “Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes; contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”. (Gálatas 5: 19-21)
  • “Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia”. (Efesios 4:31)
  • “Pero ahora desechad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, lenguaje soez de vuestra boca”. (Colosenses 3: 8)
  • “Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira; pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios”. (Santiago 1: 19-20)

Publicado originalmente en Challies.com | Traducido para Soldados de Jesucristo por Alicia Ferreira de Díaz

Deja un comentario

Archivado bajo Alerta Roja en el Cristianismo, Ayudas para el crecimiento espiritual, En Defensa de la Sana Doctrina, Recursos para Pastores, Tim Challies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s