EL CLAMOR DE UNA NUEVA REFORMA por Lovel Einstein F


reforma-protestante_reformadores

Lo que comenzó como una reforma, se fue deformando con el tiempo y ahora necesita ser nuevamente reformado.

La victoria que festejó Flavio Valerio Aurelio Constantino en el año 325 D.C., cuando declaró el cese de la persecución de la Iglesia primitiva, ahora nos reclama a gritos el pago de la factura desde el momento exacto en el que se contaminó, corrompió y paganizó la Iglesia del Señor. La visión del emperador Constantino de uniformizar y centralizar una Iglesia universal (Católica Romana), fue un grave error que la Iglesia de Dios no ha podido superar. De hecho, le ha ocurrido todo lo contrario, se ha mantenido como una sombra que le persigue aún en medio de la oscuridad.

La agenda oculta de Constantino mediante la resolución en el Concilio Ecuménico de Nicea, tenía otros fines y propósitos distintos a “finalizar con la persecución política”. Este Concilio tenía una intención subyacente mucho más peligrosa: Intereses netamente económicos y un exacerbado y absoluto control religioso.

Fue así como se dio origen a muchas celebraciones que se celebran hasta el día de hoy con la intención de hacer más llamativa su invitación.  Todo esto produjo aparentemente un impacto “positivo” para todas las partes involucradas en este conflicto ¿por qué? Por una parte, se le permitía al pueblo reunirse “libremente” y, por otra parte, tenían carta blanca para ejercer el dominio político y religioso.

La consecuencia directa de estas celebraciones, fue que atrajeran a todo el mundo hacia la fe, logrando con esta suerte de redada que el paganismo se introdujera dentro de la Iglesia que hasta ese momento prefería ser asechada, encarcelada y llevada hasta la muerte, antes de negar o contaminar el mensaje del cual habían sido algunos testigos muchos de ellos.

Con años de diferencia, ahora podemos advertir con absoluta claridad y firmeza, que los frutos de esa cosecha (celebraciones con una intención subyacente errónea) fue una mezcla entre lo santo y lo impuro, entre la fe y la religión, entre la verdad y la mentira, y entre la vida y la muerte.

No tenemos que escudriñar muy profundo para darnos cuenta de que muchos creyentes honestos y verdaderos, están de acuerdo con esta perspectiva que acabamos de asomar: y es que la Iglesia del siglo XXI continúa manifestando los amargos frutos sembrados hace muchos años atrás, y algunos ya han comenzado a manifestar que esta influencia pagana ha generado múltiples conflictos dentro del mismo Cuerpo del Señor Jesús.

La corrupción, el error y la contaminación han escalado hacia las esferas más elevadas del cristianismo. Si hiciéramos un listado de tales inconformidades a la luz de la Palabra de Dios, fácilmente llegaríamos o superaríamos a las 95 Tesis que el 31 de octubre de 1517 Martin Lutero (el gran reformador) clavó en las puertas de la Iglesia en Wittenberg. Durante este tiempo se compraban las famosas “indulgencias” como alternativa para librarse de la condenación eterna.

Hoy, casi 500 años después de la reforma de Lutero, tal parece que hemos perdido el camino. Muchas iglesias continúan buscando otras rutas tan erróneas como las primigenias, que nos hagan a los fieles ser merecedores de obtener el favor y la gracia de Dios. Permítame enumerar algunas prácticas con las que estoy en franco y total desacuerdo:

NO estoy de acuerdo en “siembras” de dinero, propiedades, o cualquier bien mueble o inmueble para recibir favores del Señor. Dios es el dueño del oro y la plata y no necesita de algo que por naturaleza le pertenece (Hageo 2:8).

NO estoy de acuerdo con los denominados “Pactos de fe” sobre altares para que las oraciones sean escuchadas. Clamar a Dios es un llamado que, con un corazón humilde, trae la respuesta de Dios (Jeremías 33:3).

NO estoy de acuerdo con utilizar las ofrendas para “sellar” la Palabra de Dios. El dinero no es el adhesivo que amarra la Palabra al corazón del creyente. Escrito está que la Palabra de Dios no regresa a Él vacía y hace lo que Él quiere y es prosperara para aquello para lo que Él la envía (Isaías 55:11, Hebreos 8:10).

NO estoy de acuerdo en los altos precios de venta de libros y Cd’s cristianos. En muchas ocasiones, estos medios no se están reproduciendo para honrar a Dios, sino para enriquecer a los productores y artistas. En este caso, se quebranta el mandamiento del mismo Jesús que nos insta a trabajar por el alimento que no perece y no por el que perece (Juan 6:27).

NO estoy de acuerdo con solicitar “ofrendas voluntarias mínimas” para asistir a talleres, campamentos, retiros espirituales, entre otros. Todo lo que hemos recibido viene del cielo. Por eso, debemos dar de gracia lo que de gracia hemos recibido (Mateo 10:8).

NO estoy de acuerdo con “la forma de vestir” de muchos hombres y mujeres. No hay pudor espiritual. La mujer debe vestirse decorosamente (1 Timoteo 2:9), y el hombre con toda decencia, como un ministro del Señor.

NO estoy de acuerdo con las “danzas modernas”. En la actualidad, lo que ha debido significar un momento de honra a Dios, se ha tornado burdamente una sesión de ejercicios estéticos de rutina. Estamos en presencia de Dios, en Su Altar, ante el Santo, Santo, Santo. Esto nos debe dar una idea de la reverencia que merece el Rey de Reyes y Señor de Señores.

No estoy de acuerdo con la utilización de “técnicas de psicología” desplazando el valor esencial de los dones espirituales dados por Dios. Esto es precisamente lo que nos advertía Pablo cuando nos pedía que no fuéramos arrastrados por falsas doctrinas (Hebreos 13:9). La psicología se fundamenta en la autoconfianza para la resolución de los problemas, mientras que la Biblia se basa en Dios y Jesucristo como la piedra angular de nuestra fe. Desconfiamos absolutamente de nosotros y dependemos del Creador de todo lo que existe.

NO estoy de acuerdo en desplazar el verdadero propósito de la oración por el “ungir” instrumentos musicales, “ungir” los bienes familiares y hasta los animales pueden recibir las bendiciones. Recordemos que cuando el arca del Señor (La Palabra) permaneció por tres meses en la casa de Obed-Edom lo bendijo y a toda su casa (2 Samuel 6:11).

NO estoy de acuerdo con que señalan a muchas cosas como “anatemas”: desde instrumentos de música, cuadros decorativos, objetos y hasta los gatos color negro; cuando el único y verdadero anatema según las Sagradas Escrituras es aquel que ha conocido la Verdad y se ha apartado de ella. En Judas 1:23 encontramos que si puede existen ropas contaminadas, pero el punto es que algunas personas llaman “anatema” a todo lo que no les es de su agrado.

NO estoy de acuerdo con que se condene al que predique con o sin traje formal. Antes condenaban a quien no usaba corbata para predicar, ahora condenan a quienes la usan. Y aquel que se atreva a predicar con ropa sport puede ser casi condenado. Aun cuando un ministro de Dios siempre tendrá una actitud adecuada ante el Altar, lo importante es la ofrenda del corazón, es el sacrificio de la vida santo y agradable ante Dios (Romanos 12:1)

NO estoy de acuerdo de llamar Papá y Mamá a mi Pastor Espiritual. Olvidan el mandamiento de Jesús: “Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos” (Mateo 23:9).

NO estoy de acuerdo con tomar ninguna cantidad de dinero para posteriormente orar para supuestamente despojar a espíritu de las tinieblas. La victoria sobre el espíritu mamón es posible sin ofrendar dinero. Algunos solicitan billetes grandes para que puedan hablarle a mamón y así pueda ser derrotado. A estos temerarios les digo que, en aquel día, el Señor les dirá: “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7:23).

NO estoy de acuerdo con utilizar símbolos y señales claramente identificados con propósitos en el reino de tinieblas. La única señal que debe tener un Cristiano, es la Palabra (Deuteronomio 6:8-9).

NO estoy de acuerdo con el empleo de la espada de Salomón o cualquier otro objeto para ungir y transferir autoridad, y mucho menos si hay evidencias de origines Masónicos. Este pueblo adora imágenes como adoraron la serpiente de bronce que Moisés había hecho.

NO estoy de acuerdo con abusos verbales y físicos desde los púlpitos, tales como las famosas cachetadas, patadas, escupidas, soplos espirituales, etc., Déspotas y manipuladores de aquellos que aún son llevados por vientos de doctrinas falsas. ¡hipócritas! ¿cuándo nuestro amable, majestuoso y glorioso Señor Jesús actuó así?, siempre actúa siendo un caballero.

NO estoy de acuerdo con las monarquías familiares. Muchos de los que se autodenominan “Pastores”, dicen que la Iglesia que administran es del Señor, cuando en realidad se manejan como herencias y patrimonios familiares ¿y acaso esto no es hacer comercio con la casa de nuestro Dios? (Juan 2:16).

NO estoy de acuerdo con los lugares en los que los autollamados “Ministros Primarios” permanecen en la sobreabundancia y sus ovejas están sin techo ni sustento ¡qué rápido se nos olvidaron las bondadosas enseñanzas de nuestro Señor! En el Evangelio de Mateo: “Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, ve y vende lo que posees y da a los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme” (Mateo 19:21).

NO estoy de acuerdo con desplazar el símbolo de la cruz, por ser supuestamente un instrumento de maldición. Olvidando que, en una Cruz Jesucristo, precisamente se hizo maldición por causa nuestra. Ahora bien, sobre la Cruz no puede haber un cuerpo colgado porque Él fue sepultado y al tercer día resucitó.

NO estoy de acuerdo con un liderazgo que sobrepasan sus límites de su autoridad más allá de las congregaciones y se entrometen en asuntos familiares. Esto también es una forma de idolatría.

NO estoy de acuerdo con que un Cristiano sea juzgado primeramente en los tribunales civiles antes de ser escuchado en tribunales eclesiásticos. Claramente me refiero a los casos referentes a conflictos de carácter moral y conflictos donde la ley de la ciudad o del país no sea quebrantada.

NO estoy de acuerdo con pagar para asistir a una “campaña o cruzada de sanidad y milagros”. Cristo trabajaba siempre para el Padre, porque comprendió Su elevada y única misión. La sanidad es un “don”, así como lo son los milagros, por los que nos pedirá cuentas Dios en aquel día.

NO estoy de acuerdo con categorizar “Iglesias mejores que otras”. Solo por contar con mejor sonido, sillas, edificio, etc., olvidan que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo. Piedras vivas con una Cabeza que es Jesús (1 Pedro 2:5)

NO estoy de acuerdo con aquellos que piensan que tienen la erdad absoluta y que todos los demás están equivocados. El Camino, la Verdad y la Vida es Jesús. Es una actitud humilde la que nos hace entrar en el Trono de la Gracia, solo un corazón contrito y humillado no desprecia Dios (Salmos 51:17), y por el contrario, mira de lejos al altivo (Salmos 138:6).

NO estoy de acuerdo con utilizar el Antiguo Testamento para judaizar a ningún creyente de Jesucristo. Escrito está: “La suma de tu Palabra es verdad” (Salmos 119:160).

NO estoy de acuerdo con utilizar el Nuevo Testamento para justificar todo acto de libertinaje. Jesús no vino a abolir la ley, sino para hacerla cumplir (Mateo 5:17).

NO estoy de acuerdo con olvidar el mandamiento de congregarse (Hebreos 10:25), ya está siendo distorsionado “me congrego por la internet”, “Iglesias digitales”, “Iglesias Facebook live”. Hay promesas sobre los hermanos que “habitan” en armonía. Habitar significa que están bajo el mismo techo. Allí envía Jehová bendición,
y vida eterna (Salmos 133:3).

NO estoy de acuerdo con cambiar el lenguaje espiritual correcto a uno moderno: “No le llamen Iglesia; llámenle Ministerio Internacional”, “no le llamen culto, llámenle reunión”, “no le llamen pulpito; llámenle pódium”, “no le llamen esposa del Pastor, llámenle Pastora”. Nuestras palabras deben ser las de Cristo, si es que hemos comido del pan que da vida eterna.

NO estoy de acuerdo con utilizar ritos, celebraciones y las fiestas paganas para atribuir algún tipo de “propósito cristiano”. Adornan las fiestas y tradiciones paganas de forma “cristiana” al Halloween se le llama “Aleluya Night o Noche de Luz”, a la navidad le llaman el cumpleaños de Jesús, etc. Ser Cristiano es estar o no estar con Jesús. No puedes ser amigo de Dios y del mundo al mismo tiempo “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4). Si hay que celebrar algún evento según la Biblia debe de hacerse sin la levadura de los Escribas y Fariseos.

NO estoy de acuerdo con “demandar el diezmo”. No es posible un diezmo voluntario. Desde que se obliga un porcentaje deja de ser voluntario. O seguimos haciendo obras o hacemos todo movido por la gracia que hemos recibido. La fe que obra por el amor es aquella que se mantiene con la actitud correcta sin importar las circunstancias. Fe y amor son actitudes, no son obras que puedas realizar.

NO estoy de acuerdo que se llame “Coach espiritual o entrenador de vida” en lugar de Pastor de Ovejas espirituales. (Jeremías 3:15, 23:4. Ezequiel 34:23).

Martin Lutero tuvo que pagar un alto precio y lo sacrificó todo para lograr alzar su voz e iniciar las medidas correctivas a favor de la verdad del Evangelio. Hoy casi medio siglo más tarde, estos principios y valores por los cuales grandes hombres de fe dieron sus vidas, están siendo nuevamente confrontados y desacreditados de forma abierta y sin temor alguno de Dios.

¿Qué piensas hacer ante este conflicto entre la luz y las tinieblas?

¿Qué legado piensas dejar a las próximas generaciones?

¿Qué piensas que deberían de hacer las autoridades eclesiásticas?

¿Qué estamos haciendo? Mucho activismo y poco servicio, mucho servilismo y poca humillación, mucho fanatismo y poca relación, mucha hipocresía y poca humildad, mucha manipulación y poca inspiración.

De mi parte y consciente de lo que estamos viviendo, quiero sumar y levantar mi voz con aquellos que verdaderamente están preocupados por la aterradora situación en la que se encuentra sumergida la Iglesia a nivel general.

Estoy consciente de que hay cosas en las cuales no debemos gastar energías, pues la misma Palabra de Dios nos advierte que en los tiempos finales previos a su inminente retorno, la apostasía se manifestará con todo su esplendor. Pero lo grave es que mis señalamientos previos, no están ocurriendo en el mundo, es dentro de las mismas “iglesias” (y coloco la palabra iglesia con i minúscula, porque creo que la verdadera Iglesia de Cristo, el remanente del Santo de Israel está reservado para Dios).

No estoy de acuerdo con celebraciones y tradiciones donde la Palabra de Dios sea desafiada, y donde la Fe, el Amor y La Gracia de Dios sea manchada. Es mejor servir a Dios antes que a los hombres, Él es el único eterno y soberano, creador de toda cosa visible e invisible.

RV1960 Efesios 4:1-6 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

 

© 2016  Lovel Einstein F.

Website: www.somosebenezer.com

Facebook: www.facebook.com/lovelfigueroa

Facebook: www.facebook.com/somosebenezer

Twitter:     www.twitter.com/soyebenezer

Instagram: www.instagram.com/somosebenezer

BREVE RESEÑA DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA PRIMITIVA.

Durante más de 300 años, la Iglesia primitiva, la que estaba conformada por los discípulos y apóstoles que Jesucristo llamó, estaba siendo perseguida por el Imperio Romano que gobernaba en esa época, y justificaban estas acciones declarándolos enemigos del Imperio por causa de su fe y sus creencias. Esto permitió que el Evangelio de Jesucristo se extendiera de una forma rápida y masiva e incluso llegara a otros continentes.

Durante esta época, estos hombres llenos de fe estaban dispuestos a dar sus vidas por mantener la misión y la comisión que Jesucristo les había encomendado antes de su partida. En el año 325, el emperador romano Constantino, puso un alto a estas persecuciones de los discípulos y los Apóstoles y en el Concilio de Nicea, se decretó una Iglesia universal de donde proviene la palabra “catolicismo”, porque anteriormente se congregaban en casas, en túneles, en cuevas, porque era prohibido hablar del Evangelio, predicar las buenas nuevas de salvación, compartir lo que ellos habían visto con sus propios ojos, los milagros, sanidad y prodigios que Cristo había realizado en Su ministerio encarnado, de tal manera que al que encontraban predicando y congregado lo metían en la cárcel y los torturaban, y le hacían que declinara de su fe. Tal fue el caso que encontramos en el libro de los Hechos, en el que Saulo  ̶ quien más tarde fue Pablo ̶  dice que asolaba y que perseguía a las Iglesias, y fue cumpliendo esa orden, ese propósito que dice que iba camino a Damasco para apresar, a encarcelar, a torturar a todo aquel que se encontrara congregado o compartiendo el Evangelio de gracia.

La perspectiva de Constantino fue que se centralizara la religión en una sola, a lo que se conoce como “ecumenismo”, y decretó el día domingo el día en el que las personas debían congregarse de forma obligatoria, y todo aquel que no lo hiciera, sería perseguido y muerto por no acatar la orden del emperador, es decir, antes se perseguía porque se congregaban los Apóstoles con sus discípulos y con Constantino se perseguía por no congregarse.

Y fue así como de esta forma forzada, el mundo entró a la Iglesia, el paganismo, costumbres y tradiciones, siendo que lo que aparentemente fue un gesto bueno porque puso fin a las persecuciones, se ha convertido hasta el día de hoy, uno de los peores fracasos al punto que ante la evidencia surge la necesidad de una segunda reforma.

Fuente: Unidos contra la Apostasía 

Deja un comentario

Archivado bajo Apologética Cristiana - Christian Apologetics, Apostasía, Ayudas para el crecimiento espiritual, En Defensa de la Sana Doctrina, Historia de la Iglesia Cristiana, Lovel Einstein F, Ritos de "brujería" en ¿Iglesias Cristianas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s