EL COMPROMISO SOCIAL DE LA¬†IGLESIA por Mario E. Fumero


cicig-investiga-iglesia

El Evangelio define con dos t√©rminos el papel de los cristianos y de la Iglesia en el mundo, cuando Jes√ļs firm√≥ en Mateo 5:12-14 que nosotros somos sal y luz de la tierra. √Čste concepto determina que la Iglesia no es una empresa mercantil, ni fue creada para causar esc√°ndalos, ni hacer espect√°culos, ni conciertos, ni predicar un evangelio de codicia y ambici√≥n, lo cual tristemente invade a las mayor√≠as de las iglesias, produciendo una generaci√≥n de falsos ap√≥stoles y ministros (2 Corintios 11:13). ¬°NO!¬† la Iglesia es la llamada a frenar la corrupci√≥n y las tinieblas en un mundo como el nuestro.

Es por ello que hago la pregunta; ¬ŅPara qu√© sirve la sal y para qu√© sirve la luz?

La sal sirve para evitar la putrefacci√≥n. En la √©poca antigua no hab√≠a refrigeraci√≥n y para conservar el pescado y las carnes se usaba la sal, la cual evitaba que las carnes se pudrieran. La luz a su vez sirve para alumbrar, ella tiene el poder de disipar la oscuridad y evitar el tropezar, caerse o errar. Por lo tanto, la iglesia es una comunidad que transforma su entorno, alumbrando en las tinieblas al perdido y evitando la corrupci√≥n que produce el pecado. Pero yo pregunto; ¬ŅEs la iglesia moderna en la actualidad un factor determinante en la influencia positiva de nuestra comunidad? ¬ŅInfluye la Iglesia en nuestro entorno como luz y sal?

Tristemente la Iglesia ha perdido su enfoque hacia la necesidad que envuelve a nuestra comunidad, e incluso, ignora la misma aun dentro de los mismos miembros que forman nuestras congregaciones. Cuando la violencia, el pecado y la miseria, acompa√Īado de la delincuencia domina nuestro entorno habiendo m√°s de 30 congregaciones en ese barrio ¬ŅDe qu√© ha servido su mensaje y su ejemplo en ese la comunidad?

Si estudiamos detenidamente el libro de los Hechos, encontraremos una iglesia primitiva que era solidaria y preocupada por las necesidades humanas y la cual cambio el mundo. Dice la Biblia que no hab√≠a en ella ning√ļn necesitado (Hechos 2:45, 4:34), porque los que ten√≠a mucho, ayudaban a los que ten√≠a poco (2 Corintios 8:14) y se atend√≠an (Santiago 1:27, Hechos 6:1,Mateo 25:35) a las viudas, los hu√©rfanos y los despose√≠dos. Sus ministros eran pobres y humildes, no cargaban ni oro ni plata (Hechos 3:6), y todo lo que recib√≠an lo repart√≠an entre las diversas necesidades existentes en la comunidad. Cuando una iglesia estaba en crisis de hambruna, como ocurri√≥ en Jerusal√©n, las dem√°s iglesia les ayudaban, y enviaban ofrendas para socorrerlas (1 Corintios 16:1-4).

Actualmente esta dadivosidad hacia los necesitados se ha perdido, el esp√≠ritu materialista y de espect√°culos se ha adue√Īado de las iglesias, las cuales vive ¬†dentro de cuatro paredes, buscando inversiones productivas, ¬†mientras el mundo a su alrededor agoniza de miseria y pobreza, y sus pastores se hacen pr√≥speros y lustrosos como lo describe Jerem√≠a 5:28 cuando dice que se; ‚ÄúEngordaron y pusi√©ronse lustrosos, y sobrepujaron los hechos del malo: no juzgaron la causa, la causa del hu√©rfano; con todo hici√©ronse pr√≥speros, y la causa de los pobres no juzgaron‚ÄĚ. Tristemente muchos de nuestros nuestro l√≠deres religiosos viven como empresarios, y muchas iglesias ignoran incluso las necesidades que tienen sus propios miembros.

Lo que más me entristece en todo este panorama es el ver a un mundo secular observándonos y unos incrédulos mirándonos y juzgándonos por nuestra falta de amor, porque el amor no es una expresión, sino una acción, y tristemente juzgan y denuncian las acción vergonzosa de estos pastores ambiciosos, que ponen en precario el testimonio evangélico a nivel nacional e internacional, al no identificarse con el dolor humano, y hacerle el juego a los poderes dominantes, buscan reconocimiento y prebendas.

Nunca antes en la historia de la iglesia cristiana se hab√≠a enfrentado el pueblo de Dios a un mundo tan complejo, injusto, decadente y violento como el que nos ha tocado vivir en estos tiempos, y tampoco, hemos visto una iglesia tan indiferente a la crisis de valores y necesidades humanas como la existente actualmente, en donde todo es un negocio, incluyendo la bendici√≥n de Dios, pues estamos regresando a los par√°metros de la Edad Media, en donde el don de Dios se mercantilizaba y la salvaci√≥n de Dios ten√≠a un precio inalcanzable para los pobres, algo nefasto, her√©tico y contario al mensaje de la Cruz, porque; ‚Äúpor gracia soy salvos por la fe‚ÄĚ Efesio 2:8. y esto no se compra, ni se vende, tan solo se recibe por fe.

Yo espero que en la medida en que la humanidad se degrade y el mundo se corrompa, la iglesia se despierte, y asuma su papel, dado por Jesucristo, para ser sal y luz de la tierra.

mariofumero@hotmail.com

http://www.contralaapostasia.com

Fuente: Unidos contra la Apostasía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

w

Conectando a %s