Robin Williams: Dolor detrás de la risa


La risa puede ocultar un corazón afligido,
    pero cuando la risa termina, el dolor permanece.

Proverbios 14:13

 Como es mi costumbre cuando una celebridad muere a causa de un sospechado (o confirmado) problema de adicción, escribo una entrada en el blog sobre ello por la siguiente razón: a mayor conciencia, mayor la oportunidad de enseñar verdades bíblicas que forman nuestro entendimiento de quién es Cristo y cómo debemos responder para glorificarle. Estos blogs no pretenden menospreciar a la celebridad que ya no vive ni a la familia sobreviviente. En cambio, estos blogs sirven para ilustrar las verdades bíblicas para desafiarnos a aumentar nuestro sentido de urgencia para alcanzar un mundo perdido y moribundo que necesita escuchar un mensaje de esperanza. Es por eso que sigo escribiendo libros, artículos, y blogs sobre el tema de la adicción incluso con un gran peso en mi corazón a raíz de la muy triste noticia sobre el suicidio de Robin Williams.

A veces, cuando un hombre con tanto talento en su oficio como Robin Williams se eleva al estrellato, tendemos a pensar que es inmortal. Elevamos a tales estrellas como Michael Jackson, Whitney Houston, John Belushi, Elvis Presley, Marilyn Monroe y Robin Williams debido a su inmenso talento y su presencia constante en la pantalla grande. Estamos tan asombrados por las habilidades dadas por Dios a ellos, que a veces se nos olvida que verdaderamente fueron dadas por Dios. Cuando impactantes noticias de una muerte trágica nos bajan los pies a la tierra, la realidad llega agudamente a nosotros. Las celebridades son mortales como nosotros.

El ciclo parece repetirse cada vez, la multitud de fans expresa un extremo asombro cuando una celebridad muere, especialmente en los casos de suicidios trágicos. El bombardeo de noticias de la farándula cautiva nuestra cultura durante días, acompañado por las innumerables expresiones públicas de sorpresa sobre cómo esto podría haber sucedido a la persona famosa, que parecía tenerlo todo: fama, dinero, felicidad y la popularidad junto con una familia, casa, coches, y posesiones materiales más allá de lo imaginable. Los aficionados se sorprenden que el supuesto “sueño americano” realmente puede ser una pesadilla para estos actores y artistas, a veces soportando las situaciones cotidianas de la vida con multitudes de personas mirándolos como si realmente los conocieran y hablando de ellos aunque sólo los han visto en televisión. La fama produce un mundo artificial de pseudo-relaciones y para algunos, una prisión.

Mientras que lo siguiente puede no haber sido totalmente cierto en el caso de Robin Williams, aquí hay algunos hechos conocidos:

1) Sabemos que él estaba en un estado mental desesperado, al menos en ese momento cuando decidió quitarse la vida.

2) Sabemos que él fue admitido en el mes de Julio a uno de los programas para adicciones seculares  “premier” desde la perspectiva del mundo: Hazelden en Minnesota. Él salió de ahí sin esperanza real.

3) Sabemos que había recientemente consumido alcohol excesivamente.

4) Sabemos que él tenía un historial con cocaína, alcohol (que es una droga en forma líquida) y otro tipo de consumo y abuso de drogas.

5) Sabemos que él decía haber luchado con depresión sin éxito durante los años a pesar de reuniones con terapeutas y expertos seculares.

En esencia, él había buscado soluciones a la depresión y la adicción de los mejores programas y expertos que el dinero puede comprar y sin embargo se fue sin esperanza, según lo evidenciado por sus últimas acciones en la tierra. Es un final trágico no diferente al de varias superestrellas de Hollywood en los últimos años.

En blogs anteriores durante el año pasado, escribí sobre la trágica muerte de Lisa Robin Kelly, relacionada con las drogas y sobre la urgencia en la guerra que tenemos en contra de la adicción. También escribí sobre la inesperada y trágica muerte de Philip Seymour Hoffman y sobre el verdadero corazón de la adicción. Después de la muerte de Cory Monteith, el joven actor de la exitosa seria Glee, escribí sobre como lamentó Hollywood el hecho de que su historia es demasiado conocida y como continúa repitiéndose. Lamentablemente, la lista de muertes famosas por motivos relacionados con las drogas continúa creciendo.

Sin un informe de la autopsia, no sabemos con certeza si Robin Williams murió directamente a causa de una adicción, pero sus problemas de adicción lo plagaron por muchos años y él fue abierto sobre ello. La autopsia que se completará en las semanas consecutivas a su muerte revelará qué droga fue, si la hubiere consumido. Independientemente de ese informe, sabemos que nunca solucionó el misterio de dentro del corazón que causaba esta adicción, y que esta fue una perpetua batalla dentro de él. Pero para el creyente en Cristo, quien estudia y obedece la palabra de Dios, su muerte es una tragedia de la que podemos aprender cuatro lecciones redentoras.

En primer lugar, la única persona para inmortalizar es Jesús porque él es inmortal. Él está vivo y si bien en este momento está en el cielo, esperamos su regreso triunfal para establecer su reino permanentemente aquí en la tierra. Ninguna persona, no importa cuán dotada sea, no debe ser inmortalizada. Incluso los dones de la persona no deben ser admirados perdiendo de vista el dador de estos regalos, que es el Señor Dios Todopoderoso. Dios debe ser alabado, no el hombre. Los cristianos adoran al creador no la creación.

En segundo lugar, la palabra de Dios ofrece una esperanza verdadera y ayuda práctica al alcohólico o drogadicto. El problema no es que la Biblia no habla del tema específico de la adicción o el alcoholismo, sino que debemos re-definir los términos del mundo y sus “mejores ideas” (Col. 2:8) para entender cómo la Biblia aborda cada cuestión. El alcoholismo es un término mundano; el término bíblico es la embriaguez. La adicción es un término mundano; la Biblia habla de idolatría, un problema de adoración espiritual en el corazón del hombre. Hasta que no comenzamos a abordar los problemas del corazón bíblicamente y utilizando la terminología de la palabra de Dios, nunca encontraremos soluciones duraderas a problemas como depresión, adicciones, alcoholismo y similares.

En tercer lugar, el cielo y el infierno son lugares reales; la inevitabilidad de la eternidad para toda alma debe motivarnos a ver a cada persona en esta tierra en un caminar por un sendero hacia el uno u el otro. Robin Williams bromeó acerca del cielo. Sin embargo, la Biblia nos enseña: “…por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:23), quedamos cortos en comparación a los estándares perfectos de Dios. Todos necesitamos a un Salvador para ganar el cielo. Sin arrepentimiento y fe, todos están destinados al infierno. Estos destinos son realidades independientemente de que las personas lo reconozcan o lo nieguen. Todos enfrentaremos a un Dios Santo y justo cuando nos muramos, y eso no es una cuestión para bromear. Como seguidores de Cristo, nosotros debemos proclamarlo a un mundo perdido y moribundo (Colosenses 1:28) con urgencia.

Por último, muchas personas se encuentran en sufriendo aunque lo escondan muy bien. En la iglesia y en experiencias pasadas dando consejería, he visto aconsejados que han sido hábiles en esconderse detrás de su risa y chistes. Algunos lo llaman un mecanismo de defensa,  que está destinado a desviar la atención de la materia en cuestión de la cual es difícil de hablar, en un intento de evitar lidiar con él. Humor es a menudo una manera de ocultar el dolor del corazón. A pesar de su extraordinario sentido del humor y trabajo duro que nos hizo alguna vez a todos reír, Robin Williams recientemente reveló la verdad sobre este versículo de Proverbios 14:13: “La risa puede ocultar un corazón afligido, pero cuando la risa termina, el dolor permanece.”

Cristiano hermano o hermana, le insto a buscar el daño en otros ojos a su alrededor y acercárseles en amor, esperanza y la verdad del Evangelio de la gracia. Alma herida, permíteme animarte a tomar esperanza y hacer contacto con alguien, hazle a alguien saber la pena y el dolor de tu corazón. El suicidio no es la respuesta que buscas, es una consecuencia permanente a sentimientos temporales. No permitas que esos sentimientos de tristeza se escondan detrás de la máscara de la risa. Hay esperanza en Cristo solamente. Dios te ama.

 

ESCRITO POR: Mark Shaw |  TRADUCIDO POR: Priscila Acuña

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s