El arrepentimiento en el evangelio de Juan Por John MacArthur


En los libros que no creen en el Se√Īor√≠o encontramos invariablemente un argumento en contra del arrepentimiento que dice lo siguiente: El evangelio de Juan, probablemente el √ļnico libro de la Escritura cuyo prop√≥sito es expl√≠citamente evangel√≠stico (Juan 20:31), nunca menciona el arrepentimiento. Si el mismo fuera tan crucial para el mensaje del Evangelio, ¬Ņno considera que Juan habr√≠a incluido un llamado al arrepentimiento?

Lewis Sperry Chafer escribi√≥: ‚ÄúEl Evangelio de Juan, escrito para presentar a Cristo como el objeto de la fe para la vida eterna, no utiliza la palabra¬†arrepentimiento¬†ni una sola vez‚ÄĚ (Systematic Theology, 3:376) [Teolog√≠a sistem√°tica, 3:376). Chafer sugiri√≥ que el cuarto Evangelio ser√≠a ‚Äúincompleto y enga√Īoso si al arrepentimiento se le debiera dar un lugar separado e independiente del creer. Ninguna persona reflexiva intentar√≠a defender [el arrepentimiento como condici√≥n para la salvaci√≥n] contra tales probabilidades; y aquellos que lo han considerado, sin duda lo han hecho sin pesar en la evidencia o sin considerar la posici√≥n indefendible que toman‚ÄĚ (3:376-77).

M√°s recientemente, Charles Ryrie ha escrito

Es notable recordar que el Evangelio de Juan, el Evangelio de la fe, nunca utiliza la palabra¬†arrepentimiento.¬†Y sin embargo, Juan tuvo muchas oportunidades de emplearla en los sucesos de la vida del Se√Īor que registra. Hubiera sido m√°s apropiado utilizar¬†arrepentimiento¬†o¬†arrepentirse¬†en el relato de la conversaci√≥n de Jes√ļs con Nicodemo. Pero¬†creer¬†es la palabra empleada (Juan 3:12, 15). Entonces, si Nicodemo necesitaba arrepentirse,¬†creer¬†debe ser un sin√≥nimo; ¬Ņsino c√≥mo es que el Se√Īor pudo haberse equivocado al no usar la palabra¬†arrepentirse¬†cuando hablaba con √©l? A la prostituta samaritana, Cristo no le dijo que se arrepintiera. √Čl le dijo que pidiera (Juan 4:10); y cuando su testimonio y el del Se√Īor se propag√≥ entre los samaritanos, Juan no relat√≥ que se arrepintieron sino que creyeron (vers√≠culos 39, 41-42). Y hay casi otras cincuenta citas m√°s sobre ‚Äúcreer‚ÄĚ y ‚Äúfe‚ÄĚ en el Evangelio de Juan, pero no hay uso de ‚Äúarrepentirse‚ÄĚ. El punto culminante es Juan 20:31: ‚ÄúPero √©stas se han escrito para que cre√°is‚Ķ y para que creyendo, teng√°is vida en Su nombre.‚ÄĚ (SGS¬†97-98).

Nadie se detiene en este punto tan apasionadamente como Zane Hodges:

Uno de los hechos m√°s sorprendentes sobre la doctrina del arrepentimiento en la Biblia es que esta doctrina est√° totalmente ausente en el Evangelio de Juan. ¬°No hay ni siquiera una referencia en los veinti√ļn cap√≠tulos de Juan! Sin embargo, un autor que cree en el se√Īor√≠o, escribe: ‚ÄúNing√ļn evangelismo que omita el mensaje del arrepentimiento puede ser llamado Evangelio, puesto que los pecadores no pueden venir a Jesucristo fuera de un cambio radical de coraz√≥n, mente y voluntad‚ÄĚ.

Esta es una declaraci√≥n sorprendente. Puesto que el Evangelio de Juan¬†s√≠¬†omite el mensaje del arrepentimiento, ¬Ņdebemos concluir entonces que su Evangelio no es entonces un Evangelio b√≠blico?

La idea lleva su propia refutaci√≥n en s√≠ misma. El cuarto evangelista afirma expl√≠citamente estar evangelizando (Juan 20:30-31). La teolog√≠a del Evangelio de Juan no es incorrecta; la teolog√≠a del se√Īor√≠o de la salvaci√≥n s√≠ lo es. En efecto, los grandes esfuerzos de los maestros del se√Īor√≠o por leer arrepentimiento dentro del cuarto Evangelio muestran manifiestamente que han identificado su propia debilidad b√°sica. Claramente, el mensaje del Evangelio de Juan es completo y apropiado sin referencia ninguna al arrepentimiento (AF¬†146-47).

Hodges sugiere que el ap√≥stol Juan estaba¬†evitando¬†a prop√≥sito el tema del arrepentimiento (AF¬†149). √Čl no encuentra en el Evangelio de Juan ni una palabra ‚Äď ni siquiera una s√≠laba ‚Äď sobre el arrepentimiento. Y si hubiera alg√ļn lugar perfecto para que el evangelista introdujera este tema, √©ste ser√≠a el lugar.

¡Pero su silencio es ensordecedor!…

El silencio del primer cap√≠tulo contin√ļa hasta el √ļltimo cap√≠tulo del libro. El cuarto Evangelio no dice nada sobre el arrepentimiento, mucho menos conecta el arrepentimiento con la vida eterna.

Este hecho significa el fin de la teolog√≠a del Se√Īor√≠o. Solamente una ceguera resuelta puede resistir la conclusi√≥n obvia:¬†Juan no consideraba el arrepentimiento como una condici√≥n para la vida eterna.¬†Si lo hubiera considerado, lo hubiera dicho. Despu√©s de todo, de eso se trata su libro: de obtener vida eterna (AF¬†148).

¬ŅQu√© debemos pensar de esta sugerencia? ¬ŅEs el ‚Äúsilencio‚ÄĚ sobre el arrepentimiento del ap√≥stol Juan verdaderamente un signo del fin de la posici√≥n del se√Īor√≠o?

Dif√≠cilmente. Hace ya m√°s de cincuenta a√Īos, H.A. Ironside respondi√≥ a este tema. √Čl escribi√≥:

La disposici√≥n de los cuatro Evangelios est√° en perfecta armon√≠a. En los sin√≥pticos [Mateo, Marcos y Lucas], el llamado es al arrepentimiento. En Juan, el √©nfasis es dado a creer. Algunos han cre√≠do que aqu√≠ hay una inconsistencia o contradicci√≥n. Pero necesitamos recordar que Juan escribi√≥ muchos a√Īos despu√©s que los evangelistas m√°s mayores; y con el objetivo definido de mostrar a Jes√ļs como el Cristo, el Hijo de Dios y que, creyendo, podamos tener vida por medio de Su Nombre. √Čl no repite algo conocido. Si no que agrega y complementa las cr√≥nicas anteriores, dando confianza en el testimonio que Dios ha dado sobre Su Hijo. √Čl no ignora el ministerio del arrepentimiento porque recalca la importancia de la fe. Al contrario, ense√Īa a las almas arrepentidas la simplicidad de la salvaci√≥n, de recibir vida eterna, por medio de confiar en √Čl quien, como la verdadera luz, arroja luz sobre todo hombre, haciendo as√≠ manifiesta la condici√≥n humana ca√≠da y la necesidad de un cambio completo de actitud hacia uno mismo y hacia Dios (Except Ye Repent, 37-38).

La afirmaci√≥n de Zane Hodges que ‚Äúel cuarto Evangelio no dice nada sobre el arrepentimiento‚ÄĚ (AF¬†148) es manifiestamente falsa. S√≠ es verdad que Juan no usa la palabra¬†arrepentimiento, pero como hemos observado en otros lugares, nuestro Se√Īor tampoco us√≥ la palabra¬†gracia. Se puede asumir que los te√≥logos que no creen en el Se√Īor√≠o evitar√≠an cualquier sugerencia en cuanto a que la doctrina de la gracia no est√° presente en la ense√Īanza de Jes√ļs.

El arrepentimiento est√° en el Evangelio de Juan, a pesar de que la palabra en s√≠ misma nunca es empleada. En el relato de Nicodemo, por ejemplo, el arrepentimiento fue claramente sugerido en el mandato de Jes√ļs a que ‚Äú[naciere] de nuevo‚ÄĚ (Juan 3:3, 5,7). El arrepentimiento fue el punto de la ilustraci√≥n del Antiguo Testamento que el Se√Īor le dio a Nicodemo (vv. 14-15). En Juan 4, la mujer en el pozo¬†s√≠¬†se arrepinti√≥, tal como podemos ver en sus acciones en los vers√≠culos 28-29.

¬ŅNo est√° el arrepentimiento incluido por implicancia en la siguiente descripci√≥n de Juan sobre la fe salvadora?

Juan 3:19-21: Y esta es la condenación: que la Luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la Luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la Luz y no viene a la Luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la Luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios

Juan 10:26-28: Pero vosotros no creéis, porque no sois de Mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen Mi voz, y Yo las conozco, y Me siguen; y Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de Mi mano (énfasis agregado).

Juan 12:24-26: De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Si alguno Me sirve, sígame; y donde Yo estuviere, allí también estará Mi servidor. Si alguno Me sirviere, Mi Padre le honrará.

Decir que Juan llam√≥ a una fe que exclu√≠a el arrepentimiento es malinterpretar gravemente el concepto del ap√≥stol de lo que significa ser creyente. Aunque Juan nunca usa la palabra¬†arrepentirse¬†como verbo, los verbos que¬†s√≠¬†usa son a√ļn m√°s en√©rgicos. √Čl ense√Īa que cada creyente verdadero ama la Luz (3:19), viene a la Luz (3:20-21), obedece al Hijo (3:36), practica la verdad (3:21), adora en esp√≠ritu y verdad (4:23-24), honra a Dios (5:22-24), hace buenas obras (5:29), come Su carne y bebe Su sangre (6:48-66), ama a Dios (8:42, cp. 1 Juan 2:15), sigue a Jes√ļs (10:26-28) y guarda los mandamientos de Jes√ļs (14:15). ¬°Esas ideas no ocurren en la salvaci√≥n que no cree en el Se√Īor√≠o! Cada una presupone arrepentimiento, compromiso y un deseo a obedecer.

Tal como sugieren esos t√©rminos, el ap√≥stol tuvo cuidado de describir la conversi√≥n como un giro radical. Para Juan, convertirse en creyente significaba resurrecci√≥n de la muerte a la vida, salir de la oscuridad hacia la luz, abandonar las mentiras por la verdad, cambiar el odio por el amor y renunciar al mundo por Dios. ¬ŅQu√© son esas sino im√°genes de una conversi√≥n radical?

Amar a Dios¬†es la expresi√≥n que Juan usa con m√°s frecuencia para describir el comportamiento del creyente. ¬ŅC√≥mo pueden los incr√©dulos empezar a amar a Dios fuera de un arrepentimiento genuino? ¬ŅQu√© es lo que implica el¬†amor?

Finalmente, recuerde que es en el Evangelio de Juan en donde se describe el ministerio de convicci√≥n del Esp√≠ritu Santo hacia un mundo incr√©dulo (Juan 16:8-11). ¬ŅDe qu√© convence el Esp√≠ritu Santo a los incr√©dulos? De ‚Äúpecado, de justicia y de juicio‚ÄĚ (Juan 16:8). ¬ŅNo parecer√≠a que el ministerio del Esp√≠ritu Santo de convencer a las personas del pecado y sus consecuencias tiene el prop√≥sito espec√≠fico de establecer las bases para el arrepentimiento?

El arrepentimiento subyace en todas las escrituras de Juan. Se¬†entiende, no es necesariamente expl√≠cito. Sus lectores estaban tan familiarizados con su mensaje apost√≥lico que no tuvo que preocuparse por el tema del arrepentimiento. Juan enfatiz√≥ diferentes aspectos del mensaje del Evangelio a aquellos se√Īalados por Mateo, Marcos y Lucas. ¬°Pero -con seguridad- no los estaba contradiciendo! Su meta ciertamente no era trazar una doctrina de salvaci√≥n que no cree en el Se√Īor√≠o.

De hecho, el prop√≥sito de Juan fue exactamente opuesto. √Čl mostr√≥ que Jes√ļs es Dios (p. ej. 1:1-18; 5:18; 12:37-41). Los lectores de Juan claramente entendieron la implicaci√≥n de¬†eso: Si Jes√ļs es Dios y lo debemos recibir como Dios (Juan 1:12), nuestro primer deber al venir a √Čl es arrepentirnos (cp. Lucas 5:8).

_______________________________________________

Usado con permiso de Gracia a Vosotros, un ministerio del pastor John MacArthur y Henry Tolopilo. Disponible sobre el Internet en: http://www.gracia.org . DERECHOS DE AUTOR © 2013 Gracia a Vosotros

John MacArthurAutor: John MacArthur
El Pastor John MacArthur es ampliamente conocido por su enfoque detallado y transparente de ense√Īanza b√≠blica. √Čl es un pastor de quinta generaci√≥n, un escritor y conferencista conocido, y ha servido como pastor-maestro desde 1969 en Grace Community Church en Sun Valley, California, E.U.A. El ministerio de p√ļlpito del Pastor MacArthur se ha extendido a nivel mundial mediante su ministerio de radio y publicaciones, El Pastor MacArthur es el presidente de la universidad The Master‚Äôs College y el seminario The Master‚Äôs Seminary. Tambi√©n ha escrito cientos de libros, cada uno de los cuales son profundamente b√≠blicos y pr√°cticos. Algunos de sus t√≠tulos de mayor venta son El evangelio seg√ļn Jesucristo, La segunda venida, Avergonzados del evangelio, Doce hombres comunes y corrientes y La Biblia de estudio MacArthur. Junto con su esposa Patricia, tienen cuatro hijos adultos y catorce nietos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

w

Conectando a %s