COMO EL PAPEL ARRUGADO


Unidos Contra la Apostasía

Mario E. Fumero
temperamentostipostempe         Si hay algo difícil de domar en la vida es el carácter. Este se compone de dos elementos básicos, el temperamento y el ego. Aunque ambos se forjan a través de la educación, hay situaciones en que su unidad producen actitudes negativas, como por ejemplo, el niño que tiene un “yo” fuerte un temperamento colérico-sanguíneo y que fue consentido por sus padres.

Cuando los temperamentos son fuertes (colérico-sanguíneo) y el individuo tiende a tener un “yo” exaltado la problemática se hace muy difícil. Esa persona confrontará serios problemas de relaciones  personales. Uno de ellos es el resentimiento y el carácter explosivo, con el cual dañará a muchas personas que forman su entorno. Es ahí cuando debemos aprender la lección de los daños que causamos, cuando arrastrados por estas actitudes,  ofendemos o afectamos a otras personas. Para comprender mejor esto, he aquí una ilustración muy interesante que…

Ver la entrada original 609 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s