Virtud de la paciencia por Moreiba Cabrera


Comienza un nuevo mes del año, Junio, y ya llegamos a la mitad del 2017, pero no podemos detenernos en esta andadura que hemos comenzado; porque hay mas virtudes que debemos añadir a nuestras vidas espirituales y en esta oportunidad Dios quiere que tengamos un mes marcado por la PACIENCIA. Pondremos en práctica la palabra profética que se encuentra en 2 PEDRO 1:6 “Al Conocimiento Dominio propio; al Dominio propio, paciencia…”

DEFINICIÓN DE PACIENCIA.

El Diccionario de la Real Academia Española define a la paciencia como que viene del latín “patientia” y significa sufrimiento; describe la capacidad que posee un sujeto para tolerar, atravesar o soportar una determinada situación sin experimentar nerviosismo ni perder la calma. De esta manera, puede decirse que un individuo con paciencia es aquel que no suele alterarse. Makrothumia significa paciencia sin reacción (por implicación, sin reacción hacia los demás).

La paciencia también representa la facultad de aprender a aguardar por alguien o algo sin perturbarse durante la espera, la capacidad de llevar a cabo diferentes planes o tareas sin permitir que la ansiedad arruine el objetivo o la lentitud con la cual se desarrolla una actividad que exige precisión. La paciencia, en definitiva, guarda una relación estrecha con la calma y con la paz.

Una persona paciente, según las definiciones teóricas, es aquella que sabe esperar y logra tomarse las cosas con tranquilidad.

Lo contrario es un sujeto impaciente, que es ansioso y que desea todo de forma inmediata.

Se suele confundir la paciencia con la pasividad, con la falta de compromiso frente a la vida y los obstáculos propios de la realidad humana. Sin embargo, esto es incorrecto, ya que el primer concepto se trata de una facultad que es sinónimo de fortaleza, de perseverancia, y suele ser el pilar fundamental para el desarrollo personal y profesional.

SEGÚN EL DICCIONARIO BÍBLICO.

Existen 2 palabras griegas que definen a la Paciencia:

  1. “makrothumía”. La palabra griega makro significa “grande” o “largo”. La raíz de la palabra, thumos, significa “temperamento”. Por lo tanto, makrothumía literalmente significa “de temperamento largo”, o ser tardo para la cólera; lo opuesto de “temperamento corto” o tener la mecha muy corta, en otras palabras que se enoja muy fácilmente.

Makrothumía también se traduce “gran paciencia”, significa “largura de espíritu”. Romanos 2:4. “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?”

La palabra española “paciencia”, que forma parte de la expresión “gran paciencia”, transmite las ideas de aguante, conformidad, tolerancia, calma, resignación o demora. “Gran paciencia” significa más que solo aguantar cosas molestas, envuelve reprimirse deliberadamente, la capacidad de padecer sin rebelarse o sin desesperarse.

Este término “Makrothumía” significa también firmeza, longanimidad, perseverancia, resignación, resistencia. Es el “espíritu constante que nunca cederá”.

2. “hupomonē”.

La lengua griega tiene otra palabra, más interesante, para denominar a la paciencia: “hupomonē”. Los griegos no veían la “makrothumía” como algo agradable, mas bien la despreciaban; pero veían la “hupomonē” como una gran virtud, ya que describe una resistencia valiente que desafía el mal. Se le ha llamado la Virtud Varonil.

Hupomone es una de las palabras más nobles del Nuevo Testamento, normalmente, se traduce “paciencia” o “resistencia”, pero, como veremos, es casi imposible encontrar un vocablo que exprese toda la plenitud del significado de hupomone.

Esta palabra no es muy común en el griego clásico, donde se usa respecto de la duración de un trabajo fatigoso que un hombre está realizando porque le obligan.

También se usa respecto del sufrimiento que ocasiona la punzada del dolor moral, del shock de guerra y de la venida de la muerte. Y se da el caso interesante de utilizar esta palabra con relación a la facultad de una planta para vivir bajo circunstancias duras y desfavorables.

El nombre hupomone se usa treinta veces en el Nuevo Testamento, y el verbo correspondiente, hupomonein, unas quince.

Como hemos dicho, la traducción normal del nombre es “paciencia”, y el verbo significa “soportar”, “resistir”, pero, cuando examinemos detalladamente sus usos, descubriremos ciertas verdades magníficas que nos serán de auténtica inspiración.

A. Hupomone se emplea frecuentemente en conexión con la “tribulación”.

La tribulación produce paciencia.

Romanos 5:3. “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia

El cristiano debe probarse a si mismo en mucha “paciencia” y en las “aflicciones”. 2 Corintios 6:4. “Antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias

Los tesalonicenses son alabados por su “paciencia” y fe en las “persecuciones” y “tribulaciones”. 2 Tesalonicenses 1:4. “Tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.

Fuente: Central de Sermones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s