El profeta Eliseo


El profeta Eliseo continúo con los esfuerzos de Elías para restaurar la adoración verdadera. La obra de Eliseo sirve como un modelo de enseñanza de justicia y fe.

La época era cerca de 150 años después de que el rey David reinara sobre Israel y varios años después de que el anterior profeta Elías hubiera sido enviado a confrontar la nación, que se había entregado a la adoración de ídolos. Después de haber sido humillados por una sequía y una hambruna severas, Israel estaba en camino de regresar a la verdadera adoración.

Al final de la obra de Elías, había comenzado un reavivamiento espiritual, aunque era pequeño. No deje de leer nuestro artículo: “El profeta Elías”, para que vea cómo Dios hizo que la nación le pusiera atención. La misión profética de Eliseo ahora prepararía a Israel para futuras reformas religiosas.

Eliseo era un profeta del Antiguo Testamento, que vivió alrededor del año 800 a.C., en una época en que Dios se había involucrado de una forma muy directa con el pueblo y los líderes del antiguo Israel. Alrededor de este período, Dios envió por lo menos a 30 profetas, entre el reino del Norte, Israel y el reino del Sur, Judá, en un esfuerzo por hacer que sus ciudadanos se volvieran de la idolatría y otros pecados.

Eliseo el hombre

Dios, que ve en lo secreto, siempre conoce todos los que son de Él y Él había declarado anteriormente a Elías que había 7.000 personas en Israel que no habían doblado su rodilla ante Baal durante esa época tan perversa (1 Reyes 19:18).

A medida que Elías se acercaba al fin de su ministerio, Dios lo guió para que ungiera a un hombre joven llamado Eliseo, como su sucesor. Eliseo, hijo de Safat, era de Abel-mehola, en el valle del Jordán (1 Reyes 19:16). Después de unos años de entrenamiento, Eliseo se convertiría en vocero de Dios para el reino del norte; y su ministerio estaría lleno de señales y milagros, proclamaciones y advertencias. Él sería conocido como el profeta de la paz y de la sanidad.

Su comienzo como discípulo

Elías fue dirigido por Dios directamente para buscar su sucesor, y Elías encontró a Eliseo en un campo, arando en la heredad de su padre. Elías puso su manto (un ornamento exterior) en los hombros de Eliseo, y Eliseo aparentemente entendió que este acto simbólico quería decir que estaba siendo elegido para el oficio de profeta. Sin dudarlo, Eliseo aceptó el llamado a servir, dejando la comodidad de su familia y su hogar, para seguir una vida más impredecible que requeriría de un sacrificio personal (1 Reyes 19:19-21).

Eliseo comenzó su ministerio como estudiante de Elías y su asistente personal. Este hombre joven sería probado primero con cosas pequeñas, como por ejemplo el acto humilde de verter agua en las manos de Elías (2 Reyes 3:11). El entrenamiento de Eliseo bajo Elías lo prepararía gradualmente para una obra que tendría que realizar algún día solo.

La escuela de profetas

La Biblia menciona tanto a Elías como a Eliseo visitando centros de aprendizaje religioso en Israel, a los que asistían grupos de hombres llamados “los hijos de los profetas” (por ejemplo, vea 1 Reyes 20:35; 2 Reyes 3, 5, 7, 15). Al comentar acerca de esta frase, Albert Barnes escribe que esto significa “las escuelas o colegios de profetas que existían en Israel, y probablemente en las ciudades judías, en donde los hombres jóvenes eran regularmente educados en el oficio profético. Estas ‘escuelas’ hicieron su primera aparición bajo el profeta Samuel {1 Samuel 19:20}” (Albert Barnes: Notas de la Biblia).

Al final del ministerio de Elías, en una gira de servicio entre tres de estas escuelas, la fe y decisión de Eliseo fueron probadas tres veces. En Gilgal, Betel y otra vez en Jericó, él fue invitado por Elías para que se regresara (2 Reyes 2:1-7). Pero Eliseo había aprendido a no rendirse tan fácilmente. Así como en sus años de adolescencia caminaba detrás de un arado, ahora que había puesto su mano en el “arado” de una línea más importante de trabajo, él no se iba a desanimar ni a distraer de su tarea.

Eliseo sucede a Elías

Un día el profeta Elías entendió que su ministerio estaba llegando al final y que Eliseo lo iba a reemplazar. Elías le dijo a Eliseo: “Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí” (2 Reyes 2:9).

La “doble porción” es la que denota la proporción de la propiedad del padre que era el derecho del hijo mayor (Deuteronomio 21:17). Eliseo por lo tanto pidió el doble del espíritu de Elías, como debería ser heredado por cualquier otro “hijo de los profetas”. Él quería ser reconocido como el primer hijo espiritual de Elías” (Albert Barnes: Notas de la Biblia, 2 Reyes 2:9).

Eliseo no pidió un honor mundano o un elevado rango entre los hombres. Lo que él quería realmente era una gran medida del “Espíritu Santo” que Dios había puesto tan generosamente sobre el profeta Elías. Él sabía que necesitaba el Espíritu de Dios para que lo equipara para las responsabilidades que tenía por delante.

Elías entonces le respondió: “Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no” (2 Reyes 2:10). Las palabras en hebreo en este versículo significan que si a Eliseo le era concedido el privilegio de ver la forma milagrosa en que Dios iba a tomar a Elías, entonces esto sería una señal de que le sería concedida su petición.

“Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo!” (2 Reyes 2:11-12). Dios había tomado súbitamente a Elías, suspendiendo su servicio y Eliseo había tenido el privilegio de ver la forma milagrosa en que su maestro había partido.

Eliseo se agachó y tomó el manto de Elías que había caído del profeta cuando fue tomado. Esto representaba la autoridad que Dios le había dado a su profeta. Elías lo había utilizado anteriormente en una forma milagrosa, ésa misma mañana, para dividir las aguas del Jordán (v. 8).

Después de recoger el manto de Elías, Eliseo fue a la orilla del Jordán para probar si en verdad el espíritu de Elías le había sido dado a él. Al aproximarse al río, el preguntó: “¿Dónde está el Eterno, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo” (v. 14).

Los hijos de los profetas también reconocieron que el “espíritu de Elías” ahora estaba en Eliseo, y se postraron delante de él como demostración de respeto (v. 15). Eliseo luego comenzó su ministerio profético, que duró unos 50 años, y se extendió durante el reinado de cuatro reyes de Israel: Joram, Jehú, Joacaz y Joás.

El ministerio de Eliseo difiere del de Elías

El ministerio de Eliseo el profeta fue diferente en algunos aspectos del de Elías. Elías fue comisionado para entregar mensajes sin temor a la condenación y al juicio del rey y al pueblo, advirtiéndoles que debían volverse del pecado. El ministerio de Eliseo era elaborar a partir de la obra que había comenzado Elías, enseñándole al pueblo los caminos de Dios.

En sus largos y efectivos años de labor, Eliseo continuó avanzando en la importante educación espiritual que era tan necesaria en las escuelas de los profetas. Si desea profundizar más en el papel profético de Elías, lea nuestro artículo “EL profeta Elías”.

El ministerio de milagros de Eliseo

El ministerio profético de Eliseo incluyó sanidades y restauración. El registro bíblico también muestra a Eliseo trayendo gozo a las personas a través de los milagros de Dios. Su espíritu afable le permitía a él tener una influencia positiva en la vida de muchos en Israel, como se revela en varios ejemplos en 2 Reyes 4-6.

El ministerio de Eliseo comenzó cuando cerró las puertas de los cielos por tres años y medio, en tanto que el ministerio de Eliseo comenzó al sanar el agua de una fuente cercana a Jericó (2 Reyes 2:19-22). Esta fuente tenía ciertos componentes tóxicos, y alguien se le quejó a Eliseo diciéndole que no era apta para beber y había destruido el follaje que la rodeaba. Eliseo pidió sal para ponerle al tazón con agua que le habían traído. Eliseo puso sal en la fuente contaminada y el veneno de la fuente de agua desapareció milagrosamente.

El uso de la sal era simbólico, porque era Dios quien estaba realizando el milagro. Dios declaró por medio del profeta: “Así dijo el Eterno: Yo sané estas aguas, y no habrá más en ellas muerte ni enfermedad” (2 Reyes 2:21).

El segundo milagro registrado de Eliseo le permitió a una familia en necesidad recibir una bendición financiera. Un estudiante de uno de los centros de educación religiosa murió y su esposa quedó viuda. Ella era muy pobre y tenía sólo un elemento de valor: una jarra con aceite de oliva. Ella tenía dos hijos para cuidar y le pidió ayuda a Eliseo porque temía que sus hijos fueran tomados como pago de la deuda.

Eliseo le dijo que fuera a todos sus vecinos y les pidiera prestadas tantas jarras vacías como fuera posible. Estaba a punto de ocurrir un milagro, que le permitiría a ella llenar toda jarra vacía hasta el borde, vertiendo el aceite de oliva de la jarra de ella. Esta única jarra de aceite de oliva fue multiplicada milagrosamente y ella pudo vender lo necesario del valioso aceite para pagar su deuda y vivir con lo restante (2 Reyes 4:1-7).

Dos milagros adicionales fueron hechos para una pareja que vivía en la torre de Sunem. Con frecuencia, el profeta Eliseo se quedaba en el hogar de esta pareja que no tenía hijos, cuando viajaba de pueblo en pueblo por su ministerio. Como gesto de apreciación por su hospitalidad el profetizó que tendrían un hijo que les traería sumo gozo a ellos.

Más tarde, el pequeño niño sufrió de una enfermedad mientras estaba fuera en el campo, y su madre diligentemente fue en busca de Eliseo, hasta que lo encontró. El profeta regresó a su casa para ver qué podía hacer. El niño había muerto pero Eliseo le oró a Dios que lo levantara de la muerte (2 Reyes 4:8-22; 2 Reyes 4:23-37).

Lecciones para hoy

En todo el servicio y en los milagros que realizó El profeta Eliseo, bien fuera en respuesta a la enfermedad, la muerte, la necesidad económica, al hambre o dar un sabio consejo a los reyes, algo que sobresale es que Dios no impide que ocurran problemas y pruebas en la vida de su pueblo. En vez de ello, Dios utiliza estas ocasiones para incrementar su fe y confianza en Él. Con frecuencia, Dios permite que los problemas y pruebas vengan a nosotros para que aprendamos, para nuestra experiencia y para nuestro crecimiento espiritual.

Se necesitarían numerosos artículos para explorar todas y cada una de las lecciones que podemos extraer de la vida y la obra del profeta Eliseo. Estudiar las historias de la Biblia y los milagros en 1 y 2 de Reyes puede tener un gran impacto en el lector diligente.

Cuando recordamos estas historias, podemos fortalecernos y entender que Dios está dispuesto y es capaz de ayudarnos con lo que necesitamos, cuando lo necesitamos (2 Corintios 9:8); que Él espera que nosotros guardemos todos sus mandamientos si venimos delante de Él con toda confianza en tiempos de necesidad (Juan 14:12-15; Hebreos 4:14-16); y que aquellos que confían en Dios deben vivir por fe y no por vista (2 Corintios 5:7).

La obra de Eliseo fue educar a las personas acerca de los requisitos de Dios y sus bendiciones por vivir en fe. Su mensaje es lo mismo de importante para nosotros en la actualidad, a medida que luchamos por acercarnos y ser más como el Dios que trabajó con Eliseo. Debemos orar pidiendo la ayuda de Dios y buscar su Espíritu como Eliseo lo hizo.

Fuente: Vida, Esperanza & Verdad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s