¿SOMETIMIENTO A DIOS, ANTES QUE A LOS HOMBRES? (I) por Gerardo Cruz


Índice del Tema

¿SOMETIMIENTO A DIOS, ANTES QUE A LOS HOMBRES?

Uno de los problemas que vive la iglesia contemporánea es el crecimiento de su estructura.

Ante todo doy Gloria a Dios por todo crecimiento que viene de Dios. Doy gloria a Dios por todo crecimiento que exalta la verdad del evangelio y lleva a un avivamiento interno y su fruto externo de ver vidas sometidas a la palabra; creyentes verdaderos. Pero la verdad de las cosas es que mucho de ese crecimiento estructural es producto de un trabajo humano y no divino.

Por eso entiendo que hay un problema en ese “falso crecimiento”.

ANTECEDENTES DEL PROBLEMA

Muchas denominaciones han crecido, y muchas han “crecido” gracias a un sistema de crecimiento decisionista, metodista y arminiano.

Han hecho “pasar a millones al frente”, les han contado las historias bíblicas para divertirse, les han dicho tan simplemente que ya son “salvos” y que ya pertenecen a la “familia de la fe”, les desafían a realizar unos cuantos cursillos bíblicos y les dan el “diploma” de bautizado, pero muchos de estos millones, no tienen sed de Dios y nunca han rendido sus vidas verdaderamente a Cristo.

A miles les han entregado un evangelio de “oferta”, un evangelio de “aprovéchalo que es una ganga”, un evangelio de “Dios te quiere sanar”, “Dios te quiere prosperar”, “Dios te quiere bendecir”, “un evangelio de Dios te ama”, pero confeccionando de los resultados que Dios quiere realizar, un fin en sí mismos, reemplazando la verdad de las escrituras, por la oferta vistosa y seductora de los resultados.

Muchos han levantado la mano y pasado al frente. Pero nunca han tenido una regeneración Divina; un nuevo nacimiento.

Muchas denominaciones y congregaciones enseñan que el cristianismo es una suerte de normas que cumplir y una de las principales es ir los domingos religiosamente sin faltar a la iglesia y dar su contribución a las finanzas de la iglesia, este sistema de normas de buena conducta, se ha tornado en un puntapié inicial para predicar un evangelio de la santificación para ser salvos, salvos que pueden perder su salvación si no cumplen los requerimientos del sistema.

Un creyente verdadero procurara ser santo, porque Dios es santo, pero no para conseguir su salvación, es santo por que ha sido salvado y regenerado, pero también es exigido a una santidad experimental, porque es santo posicionalmente.

Este crecimiento ha hecho que se multipliquen los medios masivos de comunicación “cristianos”( canales TV que piden dinero en sus maratónicas, FM que solo procuran un sistema de difusión mercantilista de la publicidad o la venta de sus espacios a ministerios e iglesias donde se difunde un evangelio apostata y herético, las organizaciones “paraeclesiales” que evaden todo tipo de impuestos haciéndose pasar por ONG y rentable para sus fundadores y directivos haciendo uso de la mano de obra gratuita de sus “colaboradores”.

Las librerías y editoriales “cristianas” que hoy distribuyen una incontable producción literaria apostata y hereje, se han fundado muchos seminarios, institutos y centros de capacitación e iglesias cuyo eje de trabajo es el iglecrecimiento artificial (1) y la legitimación de individuos carnales al “ministerio”.

Seminarios e Institutos donde se forman los “futuros pastores y líderes de denominaciones”. Periódicos sensacionalistas “evangélicos” que se convierten en fuente de inspiración para los sermones de “muchos pastores” que han olvidado la principal fuente de inspiración que son las escrituras.

Todo este crecimiento requiere más estructura y esa estructura hoy se torna tan fuerte que somete a los creyentes, pastores y líderes de las iglesias.

MÁS RASGOS DEL PROBLEMA: SILENCIO FRENTE AL DESORDEN

¡En estos tiempos un pastor de cualquier denominación esta OPRIMIDO por un sistema que le dice lo que debe decir! Se le exige que se calle y no hable más allá de lo que debe hablar.

Si contrata un espacio radiofónico debe tener “cuidado de no ofender” al presidente de su denominación, o a la “línea editorial” del medio que contrata el espacio radial o televisivo.

Si un pastor organiza un evento debe entender que algo “tiene que dar al dueño del local” que le “presta” el espacio, sea un local de iglesia grande o pequeño, y ¡cuidado de hablar mal de los errores doctrinales de esa iglesia! No puedes decir la verdad si otro te da algo a cambio, “el sistema” es muy absorbente.

Un pastor de una iglesia no puede denunciar el error doctrinal de otra iglesia o denominación porque sencillamente le cierran el grifo de “la cobertura ministerial”, ese “grifo” puede estar definido por “dinero”, “reputación”, “figurar dentro del establishment evangélico”, o dejar de ser nombrado en el círculo del “consejo pastoral de la ciudad”.

SOMETIMIENTO ENCUBIERTO

Creo que se ha establecido un sistema de sometimiento encubierto a la voluntad del hombre antes que a la voluntad de Dios y de su Palabra.

Este sometimiento está dándose frente a las organizaciones y sistemas de estructura creados para silenciar la verdad de las Escrituras con una oferta muy ambiciosa y “dulce”, como lo es estar en la corriente de los “ganadores” y de los que reciben las prebendas de las conquistas “evangélicas”; sea financiamiento del estado, ayudas para establecerse como iglesia o denominación “legitimada” dentro de los círculos evangélicos.

Esta “dulce” golosina “prebenda” o “apoyo ministerial”, provoca silencio en la boca de muchos pastores y líderes de iglesias.

Este sometimiento es a veces imperceptible porque muchos pastores están muy cegados en un sistema corrompido de evangelio.

A veces ya parece “normal” que te pidan dinero los “Pastores-Apóstoles-Ministros” que vas a invitar a dar una conferencia a tu iglesia, tienes que pagar un canon o un determinado monto para “sufragar” los gastos del invitado, tienes que pagar los “montos mínimos”, porque si no tu iglesia no está en la “onda espiritual”.

Ya no es igual a aquellas épocas en las cuales un pastor invitado acudía con el corazón dispuesto a entregar todo el conocimiento de la palabra, sin esperar nada a cambio, aunque siempre existiera una justa retribución de parte de la iglesia bendecida.

Hoy, si un “Pastor-Apóstol-Ministro” no tiene seguridad de recibir sus “honorarios mínimos”, no acude a dicha iglesia.

Este sometimiento hace callar la boca a muchos con respecto a los desórdenes y malos testimonios que se ven en las iglesias y las denominaciones.

Este sometimiento hace que se silencie la boca de muchos pastores frente a las herejías que están circulando dentro del ámbito eclesial.

DOS EJEMPLOS

Muy pocos estarían dispuestos a decir la verdad frente a semejante barbaridad que salió de la boca de Luis Palau, cuando salió elegido Jorge Bergoglio (alias Francisco) como papa romano.

Luis Palau lo catalogó de Cristocéntrico y no escuché de ningún pastor bautista “renovado” de las distintas uniones (exceptuando los bautistas independientes que aun dan buen testimonio bíblico), o de la iglesia de Hermanos, de la iglesia Alianza Cristiana y Misionera, Metodistas, presbiterianos, menonitas, cuadrangular, pentecostales, etc.  etc. que se levantaran y dijeran, Sr. Luis Palau ¿cómo Ud. puede catalogar a Bergoglio de cristocéntrico (2) si al día siguiente de su elección estuvo postrado ante la falsa María y afirmando que ella es corredentora con Cristo de la salvación? ¿Eso es ser Cristocéntrico?

Nadie dijo nada frente a los errores garrafales de un Sr. Luis Palau. (3) ¿Por qué el silencio de muchos?

Porque sencillamente están sometidos por sus denominaciones u organizaciones a no decir nada de un personaje “importante”.

¿Quién puede pararse a decirle al Sr. Luis Palau porque las tarjetas de decisión conquistadas en su campañas evangelísticas fueron a parar a congregaciones católicas de Norteamérica? ¿Es que ahora Ud. predica para el catolicismo? ¿Sr. Palau, entiende usted su práctica ecumenista?

SEGUNDO EJEMPLO

En la última campaña de Carlos Anacondia en septiembre del 2013 en la ciudad de Córdoba, Argentina, se montó un espacio reservado a la “recepción de objetos de prendas para orar por ellos”; ¡una suerte de guardarropía donde la gente que tenía familiares enfermos traían sus prendas para ser sanados!  ¡Suerte de misticismo espiritista!, ¡eso normalmente lo hacen los brujos!… o la iglesia universal, Pare de Sufrir o Familia Unida (secta antibíblica)

¿Y de dónde sale esa práctica legitimada por un ministerio que pomposamente anuncia sanidad y liberación? ¿De dónde sale esa práctica? Pues se escuda en un versículo de la Biblia tomado fuera de contexto y en error de interpretación bíblica. ¡Y nadie dice nada!

¿Quién en Argentina puede decirle al Sr. Carlos Anacondia; ¡Usted Sr. Anacondia, está enseñando algo antibíblico, y es más, es algo que roza lo espiritista!?

Sé que hasta iglesias de corte bautista “renovado”, e iglesia de hermanos; Libres “renovados” de quienes se esperaría un cuidado en la interpretación de las Escrituras, estaban en semejante aceptación de dicha práctica.

SOMETIMIENTO AL HOMBRE E INSTITUCIONES EN CONTRASTE A LA LIBERTAD DEL APÓSTOL PABLO

¿Por qué tanto silencio de pastores y líderes evangélicos, frente al error doctrinal y practicas antibíblicas?

Sencillamente porque está dándose UN SOMETIMIENTO AL HOMBRE Y A LOS HOMBRES, ANTES QUE A DIOS.

Un sometimiento al hombre – sea presidente de su denominación, porque muchas veces las directrices las marcan las juntas denominacionales-.

Un sometimiento a los hombres, sean como denominaciones, organizaciones, cuerpos pastorales, congregaciones y muchos pastores al ver peligrar sus ingresos económicos guardan silencio ante tal gravedad de sucesos que acontecen en nuestros círculos evangélicos.

El apóstol Pablo fue uno de los hombres que tuvo muy claro su llamado ministerial y lo respetó y cuidó de tal forma que Dios lo respaldó cada día de su ministerio.

En Gálatas 1:1 Pablo inicia su carta de esta manera, “Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos),”

El entendimiento que su ministerio había sido dado por Dios era importante para comprender que no fue puesto por hombre alguno o por hombres, caso de las estructuras denominacionalistas. Pablo no aceptó ningún sometimiento a nadie que quisiera moverlo de la verdad de las Escrituras.

Afirmó también Pablo esto en Gálatas 1:11-12 “Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.”

¡Su evangelio no es según hombres! ¡No dependía de nadie, más que de la suficiencia de la verdad revelada por Dios! Pero hoy, tristemente, muchos pastores están sometiendo su integridad y respeto a las Escrituras; están sometiendo la integridad de su llamamiento de parte de Dios, a responder con silencio frente a los errores doctrinales que abundan en nuestros círculos evangélicos. Se guarda silencio frente a los malos testimonios y frente a cosas que deben ser reprendidas con autoridad y con las Escrituras.

Pablo con toda autoridad declara una verdad que aplicó a su vida.

Gálatas 2:5 “a los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros.”

Pablo nunca se sometió a ningún sistema de opresión ministerial, ¡Siempre estuvo dispuesto a decir la verdad! ¡A declarar con las Escrituras! ¡A denunciar el error doctrinal y el error de la praxis anti evangélica!

EL SOMETIMIENTO SOSTIENE LOS BOLSILLOS DE MUCHOS

Lo que ha pasado es que muchos pastores temen perder su sustento económico ministerial, si aplican la corrección bíblica, a tanta herejía y falsedad que se viene proclamando.

Muchos pastores temen “al qué dirán” de sus muchos feligreses que nunca han renacido de nuevo y que disfrutan de un sistema evangélico hedonista. Si se atacara los errores doctrinales muchos pastores se quedarían en la cuerda floja del apoyo de su feligresía carnal. Muchos otros pastores temen perder sus congregantes ya que ello significa ingreso económico a la bolsa del diezmo y ofrendas de sus iglesias.

Ese es el dominio que tiene oprimido a cientos de pastores para callar frente la verdad que reclama la Escritura.

En contraste a esto que describo, está la actitud de Pablo en Gálatas 2:5 “a los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros.”

Eran los judaizantes los que estaban sutilmente penetrando en el imaginario colectivo de la iglesia primitiva, buscando distorsionar el sentido de la salvación por gracia que Cristo vino a mostrar. Por lo contrario estaban introduciendo una salvación por obras.

Y también en el próximo ejemplo que describiré, me hago la siguiente pregunta, ¿Qué hubiera pasado si el apóstol Pablo hubiese callado frente a la hipocresía manifiesta de un grande como lo fue el apóstol Pedro? ¿Qué hubiese pasado con el evangelio si Pedro no hubiese sido reprendido públicamente por su doble vida? ¿Qué cimientos se hubieran establecido para la iglesia si Pablo hubiese temido a Pedro y hubiese pensado “Pedro es el siervo del Señor no podemos decir nada contra el “Ungido de Jehová”?

¡Gracias a Dios que Pablo no tuvo temor! Pablo reprendió a Pedro públicamente.

No dejó que nadie ni nada coaccionara su libertad de decir la verdad. Gracias a Dios entendió la magnitud del peligro de la actitud hipócrita de Pedro.//

(Fin parte I)

© Gerardo Cruz, Madrid, 01 de Agosto 2015

Fuente: Centro Rey

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s