La peligrosa dieta del cristianismo “light” por Jennifer Barreto


El siguiente artículo puede causar reacciones alérgicas si padece: “religiositis aguda”, “prosperitis”, “acomodamiento crónico”, “templofilia”, “fariseitis”, “tacañismo crónico”, “coberturiasis” , “ministeriodependencia”, síndrome de “soy el más”, entre otros males.

El doctor Michael Zigarelli, profesor de administración de la Charleston Southern University School of Business, en Carolina del Sur, EE. UU, publicó en 2008 en ACPress, la encuesta global “Los Obstáculos para el Crecimiento” donde se entrevistaron más de 20.000 cristianos en 139 países, entre los 15 a 88 años.

La encuesta encontró que aproximadamente cuatro de cada 10 cristianos “casi siempre” o “siempre” están apresurados, y andan corriendo de un sitio a otro. “Estar demasiado ocupados” fue el mayor desafío sin resolver en países como Japón, Filipinas, Sudáfrica, Reino Unido, México e Indonesia. Curiosamente, en Uganda, Nigeria, Malasia y Kenia eran los que estaban menos agobiados por sus tareas.

Por otro lado, seis de cada 10 cristianos aseguraron estar “casi siempre o siempre” ocupados para desarrollar una buena relación con Dios. Estos abundaban especialmente en América del Norte, Europa y África.

¿Qué se dice de los pastores?

Se asegura que son los que más corren de tarea en tarea, lo que paradójicamente, les impide desarrollar una buena relación con Dios.

¿Cuáles son los profesionales y trabajadores que tienen más dificultades para tener una óptima relación con Dios?

• Abogados (72%)

• Empresarios (67%)

• Enfermeras (66%)

• Pastores (65%)

• Profesores (64%)

• Vendedores (61%)

• Amas de casa (57%)

Zigarelli dice: “la vida acelerada y el nivel de actividades de la vida moderna nos distrae de Dios y nos separa de la vida victoriosa, abundante y plena que Dios tiene preparada para nosotros”.

Aunque el estudio no dice por qué los cristianos están tan distraídos y ocupados, el experto describió el problema como “un círculo vicioso,  fomentado por la adaptación y conformidad con los valores culturales de nuestro tiempo. Si los cristianos asimilan  la cultura de estar siempre atareados, esto les lleva a que Dios esté marginado en sus vidas y a tener una relación deteriorada con Él. Esto convierte a los cristianos más vulnerables a adoptar opiniones seculares sobre cómo vivir, y como consecuencia les lleva a conformarse a una cultura de estar apresurados y atareados. Este es el círculo que se alimenta a sí mismo y se convierte en destructivo…”.

Según los datos anteriores si dos de cada tres pastores están demasiado ocupados con “sus asuntos” como para atender a Dios, significa que también dos de cada tres congregaciones que sean dirigidas por un solo pastor, estarán desnutridas espiritualmente.

¿Qué tan vigentes son estás cifras?

Decidimos mostrar las anteriores estadísticas a tres pastores de Casa Sobre la Roca. Estas fueron sus apreciaciones:

Pastor Arturo Rojas (Casa Roca Bogotá): “Para los que dicen que las iglesias están llenas de hipócritas: siempre hay espacio para uno más”.

Pastor Andrey Molina (Casa Roca Bogotá): “Estoy de acuerdo que las personas que tiene una vida llena de afanes, con mil cosas, les distrae entablar una relación con Dios. Esto va más allá de una profesión, en cada uno de nosotros está la responsabilidad de tener siempre un espacio para encontrarnos genuinamente con Él. Resumo con esta frase: El problema no está en la profesión sino en el corazón. Frente a las estadísticas tengo que decir que la iglesia no se conforma por gente perfecta sino  imperfecta y muchos de esos porcentajes siguen siendo vigentes hoy en día. Las cifras muestran que definitivamente en los templos tenemos personas imperfectas que necesitan ser guiadas para que aprendan a depender de Dios y lo conozcan a profundidad.

Pastor Mario Santa (Casa Roca Sabana Norte): Me preocuparía que fuera cierto el dato que asegura que la cantidad de tareas que tienen los pastores les impide desarrollar una buena relación con Dios. Por ejemplo, a nosotros los pastores de Casa Sobre la Roca, nos han enseñado muy bien a tener un equilibrio sobre el manejo del tiempo, la importancia de prepararnos y de tener intimidad con Dios.

En cuanto a lo que se dice de las profesiones, creo que tristemente la tendencia del ser humano es ser muy operativo y poco contemplativo dándole poca prioridad a la relación con Dios. Yo por ejemplo soy ingeniero y desconozco qué tanto pude trabajar o qué tantos compromisos puede tener un abogado, un empresario. Creo que es una lamentable tendencia si vemos poca participación de la gente en su intimidad con Dios. Para mí, esto es un cristianismo ligero.

En cuanto a la asistencia de los cristianos a las iglesias, en nuestro país es diferente, pero los datos de no orar, de no leer la Biblia, de no invitar personas, de no ofrendar, creo que son muy parecidas a las nuestras. En cuanto a la participación de la iglesia con relación a los diezmos es más alto de lo que está allí.

Los cristianos “light” o ligeros abundan en las iglesias. Son aquellos que aseguran amar a Dios pero no lo siguen de corazón. Dicen ser cristianos, pero son conformistas, van a la iglesia por religiosidad y ven a Dios como su “mesero Celestial” que esta solo para servirles y darles bendiciones. No tienen una relación genuina con Dios porque no administran el tiempo, por lo tanto su fe es muy débil. Para ellos, la iglesia es una especie de centro social. Se dejan influenciar demasiado por las cosas del mundo y se alejan fácilmente de Dios.

¿Qué dice la Biblia de esto? Conozco tus obras; sé que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro! Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca. Apocalipsis 3:15-16.

La Cruzada para Cristo de Estados Unidos, Crusade Contact, dedicada a realizar encuestas sobre temas de interés general, arrojó los siguientes datos sobre el comportamiento de los cristianos frente a las cosas de Dios:

– 20% no ora.

– 5% de los miembros de las listas de las congregaciones no existen.

– Al 10% de ellos no se les encuentra en ninguna parte.

– 30% no asiste a la congregación.

– 70% no ayuda económicamente a ninguna institución (ni a la propia) relacionada con las misiones.

– 95% no ha sido capaz de acercar a alguien a Cristo.

– 25% nunca lee la Biblia.

– 40% no envía ni entrega ofrendas de ninguna clase.

– 50% nunca recibe estudios bíblicos, ni ningún tipo de enseñanza que les pueda hacer crecer o madurar.

– 90% no celebra ningún tipo de culto o reunión (devocional) con su propia familia.

– 75% no participa de alguna actividad en la Iglesia.

– 60% no asiste a reuniones dominicales si estas se realizan por la tarde o por la noche.

Por: Jennifer Barreto – @BarretoJenn

Foto: 123RF

Fuente: Revista HECHOS&CRÓNICAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s