¿Por Qué Dios Mío No Contestas mi Oración? Por David Wilkerson


Autor: David Wilkerson

Abstracto: Producido por los editores de Cristiana.US

¿Se ha hecho alguna vez esa pregunta?

¿Alguna vez has pedido a Dios por algo en especial, un asunto importante o un problema en particular, y has terminado sintiendo de que Dios no ha contestado a tus oraciones? ¿Tienes duda si Dios te responderá en el futuro? Sinceramente,  ¿has hecho todo lo que puedes hacer? ¿Has cumplido todos los requisitos de oración? ¿Has llorado, ayunado e inclusive le has pedido a Dios con verdadera y ferviente fe? — y aun haciendo todas estas cosas, ¿nada parece suceder?

Si realmente anhelas respuestas para este tipo de preguntas acerca de tu oración a Dios, aquí encontraras las respuestas.  No es que seas necesariamente uno de esos “cristianitos medios raros” que está sufriendo del castigo y furor de Dios.  Quizás simplemente estas experimentando lo que algunos llaman “respuestas atrasadas” a la oración, y creemos (incluyéndome a  mí el que escribe este abstracto) que esta es una de las experiencias más comunes entre los hijos de Dios.

Demos gracias por los pastores y maestros que predican la fe.  Démosle gracias a Dios por aquellos que conmovieron nuestras almas para que así podamos esperar milagros y respuestas a todas nuestras oraciones.   Quizás pensemos que posiblemente la iglesia sea infiel e incrédula y que Dios tiene que explotar sobre nosotros con revelaciones nuevas y frescas acerca de sus promesas.   En estos días, se esta enseñando mucho acerca de la “confesión correcta”.

Se anima también al cristiano de que piense en forma “positiva” y que “afirme” las promesas de Dios.  No dicen que nos tenemos que librar de todo resentimiento escondido — librarnos de aquellos daños que tuvimos desde que éramos niños.  Recientemente, también se enseña que muchas de nuestras oraciones sin responder, nuestras enfermedades graves, nuestra “incapacidad” de mover la mano de Dios es un problema directo de nuestra fe.  Usando las palabras de uno de estos maestros: “La fe es como un grifo; puedes abrirlo o cerrarlo.”

Todo suena tan fácil: ¿Necesitas que Dios arregle milagrosamente tus finanzas?  Simplemente libra tu vida (nos dicen), de todos tus obstáculos, resentimientos, falta de fe, y confiesa que ya recibiste la contestación por fe y será tuya. ¿Quieres que tu esposo que se acaba de divorciar regrese contigo? Confiésalo — imagínate que él ya está regresando a ti — crea esa imagen mental de una reconciliación romántica, y eso es la que va a pasar.  ¿Alguno de tus amigos o familiares está a punto de morir?  Avísale a Dios que no aceptaras eso como respuesta, recuérdales sus profesas, confiesa la sanidad y vas a ver como todo esto sucederá.

Estas son las enseñanzas que hoy en día se nos están impartiendo.  Pero la pregunta que uno debería hacerse es si tienen bases bíblicas, si esto es lo que Dios realmente enseña a través de las Sagradas Escrituras.  En este artículo, que el Pastor David Wilkerson escribió originalmente, encontraras las respuestas para este tipo de preguntas.

 

Leer el artículo completo sobre: ¿Contestara algún día Dios mi oración?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s