¬ŅEs Dios realmente el Creador?


La respuesta sencilla es s√≠. Pero lo que quieren saber la mayor√≠a de los que hacen esta pregunta es: ¬Ņpodemos probar que Dios es realmente el Creador? La respuesta para esta pregunta tambi√©n es que¬†s√≠.

Solo existen dos respuestas aceptadas para explicar el origen del universo.

  1. El universo material y todo lo que en el existe, es el resultado del trabajo del azar. Contra todas las probabilidades, de alguna manera, la materia lleg√≥ a existir como resultado de una explosi√≥n gigantesca al principio de los tiempos, luego se orden√≥ y se organiz√≥ para convertirse en el universo que vemos hoy en d√≠a. (Para mayor informaci√≥n de este tema, vea el articulo ‚Äú¬ŅRequiere de un milagro la Teor√≠a del¬†Big Bang?‚ÄĚ, en VidaEsperanzayVerdad.org)
  2. El universo material y todo lo que en el existe es el resultado del trabajo creativo de Dios. ¬ŅDe d√≥nde provino la primera explicaci√≥n?

La idea de que el universo se formó a partir de una increíble expansión de la materia después de un big bang (gran explosión) y la idea relacionada de que la vida empezó por la reacción accidental y aleatoria de unos elementos para producir toda la increíble variedad de sistemas químicos y biológicos de toda la vida (la filosofía de la evolución), de hecho se desarrolló debido a que unas personas querían explicar la existencia del universo y de la vida sin Dios.

El antagonismo entre Dios y la evolución

El rechazo a Dios no es nuevo. Desde los días de Adán y Eva, que conocieron a Dios, la humanidad ha buscado dioses e ideas para reemplazar al verdadero Dios como el creador de todo lo que hay.

El ap√≥stol Pablo afirma: ‚ÄúPues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio coraz√≥n fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadr√ļpedos y de reptiles‚ÄĚ (Romanos 1:21-23).

Pablo tambi√©n dijo, ‚ÄúY como¬†ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios,Dios los entreg√≥ a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen‚ÄĚ (v. 28). Este se convirti√≥ en el enfoque de muchas personas a trav√©s del tiempo hasta nuestros d√≠as.

El profesor evolucionista, Louis Trenchard More, expres√≥ con franqueza la motivaci√≥n detr√°s de su creencia (y la de muchos evolucionistas) en la teor√≠a evolutiva, cuando escribi√≥: ‚ÄúNuestra fe en la idea de la evoluci√≥n depende de nuestra renuencia a aceptar la doctrina antag√≥nica de la creaci√≥n especial‚ÄĚ (El dogma de la evoluci√≥n, 1925, p. 304).

M√°s tarde el profesor More cit√≥ al evolucionista Herbert Spencer: ‚ÄúDe todos los antagonismos de las creencias, la m√°s antigua, la m√°s grande, las m√°s profunda y las m√°s importante, es la que hay entre la ciencia y la religi√≥n‚ÄĚ.

Continua el profesor More: ‚ÄúSi esta controversia en alg√ļn momento llega a su fin, ser√≠a porque la ciencia habr√≠a conquistado a la religi√≥n, porque sus objetivos esenciales son antagonistas‚ÄĚ (ib√≠dem, p. 308).

El razonamiento de un evolucionista para rechazar a Dios

Uno de los padres del pensamiento evolutivo fue Julián Huxley. Las citas a continuación son un ejemplo de su punto de vista frente a Dios.

‚ÄúLo sobrenatural est√° siendo arrastrado fuera del universo con la inundaci√≥n de nuevos conocimientos de lo que es natural. Pronto ser√° tan imposible para un hombre o una mujer inteligente y educado creer en un dios, como lo es ahora creer que la Tierra es plana, que las moscas se pueden generar de forma espont√°nea… o que la muerte es siempre debido a la brujer√≠a.‚ÄĚ

‚ÄúLa hip√≥tesis de Dios no es de valor pragm√°tico para la interpretaci√≥n o comprensi√≥n de la naturaleza, y de hecho a menudo se interpone en el camino de una mejor y m√°s veraz interpretaci√≥n. En t√©rminos operativos, Dios est√° empezando a parecerse no a un gobernante, sino a la √ļltima sonrisa desvanecida de un gato de Cheshire c√≥smico‚ÄĚ.

Huxley creía que el ser humano debía rechazar la religión de Dios y desarrollar una en su lugar:

‚ÄúDios es una hip√≥tesis construida por el hombre para ayudarle a entender de qu√© se trata la existencia… Decir que Dios es la realidad m√°xima es s√≥lo un enga√Īo sem√°ntico, adem√°s de ser tan impreciso que se convierte en un sinsentido total…‚ÄĚ

‚ÄúHoy en d√≠a la hip√≥tesis de Dios ha dejado de ser cient√≠ficamente defendible, ha perdido su valor explicativo y se est√° convirtiendo en una carga intelectual y moral de nuestro pensamiento. Ya no convence ni conforta, y su abandono a menudo trae una profunda sensaci√≥n de alivio. Muchas personas afirman que este abandono de la hip√≥tesis de Dios significa el abandono de todas las religiones y todas las sanciones morales. Esto simplemente no es verdad. Pero s√≠ quiere decir, que una vez sentimos el alivio de echar por la borda una pieza obsoleta de muebles ideol√≥gicos, debemos construir¬†algo para tomar su lugar‚ÄĚ.

La religi√≥n filos√≥fica que se formul√≥ para reemplazar a Dios como el Creador, fue la teor√≠a ‚ÄĒla hip√≥tesis y la religi√≥n‚ÄĒ de la evoluci√≥n.

La siguiente cita nos da una razón contundente de porque Huxley no quería creer en Dios.

‚Äú(Supuse que la raz√≥n) que dio paso al¬†Origen¬†(de las Especies) es que la idea de Dios interfiere con nuestras costumbres sexuales‚ÄĚ.

El punto aqu√≠ es que muchos deciden rechazar la creencia de la realidad de Dios porque, si nuestro Creador existe, entonces √Čl tiene el derecho de decirnos como debemos vivir. Como Creador, el sabr√≠a el camino de vida que produce paz y felicidad ‚ÄĒsi decidimos vivir de acuerdo a esos principios. Algunos no quieren creer que existe un Dios, porque no quieren que Dios emita un juicio sobre la forma en que ellos han escogido vivir.

¬ŅEs Dios realmente el Creador?

As√≠ que la pregunta sigue siendo: ¬ŅPodemos probar que Dios es realmente el creador? Dios no dejo las respuestas al azar. Dios manifest√≥ a trav√©s del ap√≥stol Pablo: ‚Äúporque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifest√≥. Porque las cosas invisibles de √©l, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creaci√≥n del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa‚ÄĚ (Romanos 1:19-20).

Dios mismo se√Īala la creaci√≥n como prueba de su existencia. Muchos cient√≠ficos que analizan los hechos reales de la ciencia, concluyen honestamente que la √ļnica respuesta para el dise√Īo de todo y el profundo orden ‚ÄĒdesde las estrellas hasta el √°tomo y todos los intrincados sistemas de todos los seres vivientes‚ÄĒ es que fueron creados por un dise√Īador divino.

Analicemos las siguientes citas:

‚ÄúLa belleza y el arte de los sistemas qu√≠micos de la vida son innegables. As√≠, tambi√©n, es la apariencia de dise√Īo. Para aquellos que consideran este glorioso tesoro como la obra de un Creador, los detalles suministrados por los investigadores p√°gina tras p√°gina, ofrecen una rara e √≠ntima visi√≥n en el arte y el pensamiento del Divino Maestro‚Ķ Incluso los cient√≠ficos que sostienen que los procesos no dirigidos (la selecci√≥n natural opera reiterativamente sobre los cambios gen√©ticos aleatorios) producen los elegantes sistemas qu√≠micos en el reino viviente encuentran este aspecto del dise√Īo bioqu√≠mico imponente‚ÄĚ (Fazale Rana,¬†The Cell¬īs Design¬†[El dise√Īo de la c√©lula], 2008, p.270).

‚ÄúCuando los cient√≠ficos hablan de la perfecta sinton√≠a del universo‚ÄĚ, dice el profesor Robin Collins, ‚Äúgeneralmente, se est√°n refiriendo al extraordinario equilibrio entre las leyes y los par√°metros fundamentales de la f√≠sica y las condiciones iniciales del universo. Nuestras mentes no pueden comprender la precisi√≥n de algunos de ellos. El resultado es un universo que tiene las condiciones id√≥neas para sostener la vida. Las coincidencias son simplemente demasiado incre√≠bles para haber sido el resultado de la casualidad, como dijo Paul Davies, ‚Äú”la huella de un dise√Īo es abrumadora‚ÄĚ‚ÄĚ (Lee Strobel,¬†The Case for a Creator¬†[El caso de un Creador], 2004, p.130).

‚Äú¬ŅSi las mentes m√°s brillantes del mundo pueden desentra√Īar s√≥lo con dificultad los procesos m√°s profundos de la naturaleza, como se podr√≠a suponer que esos funcionamientos no son m√°s que un accidente sin sentido, un producto de la casualidad ciega?| (Paul Davies,¬†Superforce: The Search for a Grand Unified Theory of Nature¬†[Superpoder: La b√ļsqueda de la teor√≠a de la gran unificaci√≥n de la naturaleza], 1984, pp. 235-236) ¬ŅPor qu√©, entonces, tantos cient√≠ficos est√°n tan seguros de que la selecci√≥n natural es suficiente? Probablemente porque no ven otra alternativa que no implique alguna supervisi√≥n divina de las cosas, y admitir tal posibilidad ser√≠a, piensan, ‚Äúno cient√≠fico‚ÄĚ. ‚ÄúMi opini√≥n es que es poco cient√≠fico ir m√°s all√° de la evidencia‚ÄĚ (Stephen M. Barr,¬†Modern Physics and Ancient Faith¬†[F√≠sica moderna y fe antigua], 2006, p.110).

Como escribi√≥ Pablo: los hombres ‚Äú‚Ķ no aprobaron tener en cuenta a Dios‚ÄĚ (Romanos 1:28).

Pero, ¬Ņno es la evoluci√≥n una teor√≠a al menos bien sustentada?

A lo sumo, la evoluci√≥n es una hip√≥tesis. Seg√ļn un libro de ciencia, el quinto paso del m√©todo cient√≠fico es la formulaci√≥n de una hip√≥tesis, mientras que la teor√≠a es la conclusi√≥n del octavo paso. Estos son los pasos:

  1. Observación
  2. Definición del problema
  3. Recopilación de datos
  4. Organización de los datos.
  5. Formulación de la hipótesis (“una solución temporal o suposición científica).
  6. Experimentación controlada.
  7. Solución.
  8. Verificaci√≥n cient√≠fica o repetibilidad (en este punto, otros investigadores deber√≠an poder repetir los experimentos del investigador principal. ‚ÄúSi los resultados son pr√°cticamente iguales a los del investigador principal, la hip√≥tesis es considerada como v√°lida y puede recibir el estatus de¬†teor√≠a‚ÄĚ).
  9. Publicación y aplicación (Max N. Silvernale, Zoology [Zoología], 1965, pp. 4-5).

Una hip√≥tesis debe ser probada por medio de experimentos. Sin embargo no se ha dise√Īado jam√°s alg√ļn experimento ‚ÄĒni puede dise√Īarse‚ÄĒ que pueda demostrar la ‚Äúsuposici√≥n cient√≠fica‚ÄĚ de la transmutaci√≥n de las especies. Para que una hip√≥tesis se pueda convertir en una teor√≠a, los experimentos se deben verificar y deben ser repetibles. Esa repetibilidad no existe para la macro evoluci√≥n porque no existen experimentos que demuestren las afirmaciones de la evoluci√≥n con respecto al origen y el desarrollo de todos los tipos de vida en la tierra.

Prueba de un Creador

Para la prueba cient√≠fica de la realidad de Dios, hay muchos art√≠culos disponibles en la secci√≥n de ‚Äú¬ŅExiste Dios?‚ÄĚ en nuestra p√°gina web, relacionados con los hechos cient√≠ficos que verifican la existencia de Dios como el gran dise√Īador del universo y de la vida.

Y hay una prueba m√°s de la existencia de Dios. Es una prueba real para todos aquellos que se comprometieron a vivir el tipo de vida para la cual √Čl nos cre√≥. Requiere de un compromiso para vivir el camino de vida que Dios ense√Ī√≥ en la Biblia. Jes√ļs dijo: ‚ÄúMi doctrina no es m√≠a, sino de aquel que me envi√≥. El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocer√° si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta‚ÄĚ (Juan 7:16-17).

Si buscamos vivir el camino de vida que se nos muestra en la Biblia, vamos a ver que produce el buen fruto que Dios prometi√≥. Dios ha hecho muchas promesas que quiere que nosotros reclamemos. Cuando buscamos vivir de la manera que √Čl nos ense√Īa, nos estamos ‚Äúacercando a Dios‚ÄĚ. Si hacemos esto, √Čl nos ha prometido ‚Äú‚Ķ √©l se acercar√° a vosotros‚ÄĚ (Santiago 4:8).

A medida que Dios se acerca a nosotros cuando √Čl ve que estamos buscando vivir la vida de una manera que a √Čl le agrade √Čl va hacer que su existencia sea clara para nosotros a trav√©s de su Esp√≠ritu Santo. Sabremos por experiencia que la existencia de Dios es real. Viviendo de la manera que Dios nos ense√Īa, podemos construir una relaci√≥n real con nuestro Creador ‚ÄĒel Creador que quiere ser nuestro Padre. Para construir esta relaci√≥n, debemos leer, estudiar y vivir de acuerdo al conocimiento b√≠blico.

Para mayor informaci√≥n de este tema, por favor lea el art√≠culo ‚ÄúLa creaci√≥n exige un creador‚ÄĚ.

Fuente: Vida Esperanza & Verdad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

w

Conectando a %s