10 similitudes entre Charles Spurgeon y Martyn Lloyd-Jones


Gracias al reciente resurgimiento de pasi√≥n por el evangelio b√≠blico en todo el mundo hispano, se est√° resucitando el legado de dos difuntos pastores brit√°nicos cuyos libros siguen vendiendo millares de ejemplares.¬†Estamos hablando del ‚Äúpr√≠ncipe de los predicadores‚ÄĚ del siglo XIX, Charles Haddon Spurgeon (1834-92),¬†y del ‚Äúpr√≠ncipe de los expositores‚ÄĚ del siglo XX, David Martyn Lloyd-Jones (1899-1981).

Debido al inter√©s actual en estos dos defensores del evangelio, quiero dedicar este art√≠culo a trazar diez similitudes entre Spurgeon y Lloyd-Jones con el fin de que los conozcamos mejor y sigamos su ejemplo de fidelidad a nuestro Se√Īor Jesucristo. Hablando personalmente, tanto Spurgeon como Lloyd-Jones son dos hombres que Dios ha usado una y otra vez para fortalecerme en la fe a lo largo de los a√Īos.

Entonces, ¬Ņqu√© tienen en com√ļn? ¬ŅCu√°les son las similitudes entre Spurgeon y Lloyd-Jones?

1. Ambos eran ‚Äėextranjeros‚Äô en Londres.

Como regla general, asociamos a nuestros dos hermanos con la ciudad de Londres ya que Spurgeon dedic√≥ 38 a√Īos a su ministerio en el Tabern√°culo Metropolitano y Lloyd-Jones ministr√≥ durante 29 a√Īos en en la Capilla de Westminister. No obstante, ni Spurgeon ni Lloyd-Jones eran londinenses de nacimiento. Ambos crecieron en peque√Īos pueblos lejos de la gran capital. Spurgeon era de Kelvedon en Essex (el cual tiene menos de 5.000 habitantes) y Lloyd-Jones provino de Llangeitho en Gales (con menos de 1.000 aldeanos).

En su providencia y multiforme sabidur√≠a, Dios llam√≥ a estos dos pueblerinos a ministrar en el coraz√≥n de una de las capitales m√°s importantes a nivel mundial. Desde Londres, Spurgeon y Lloyd-Jones hablar√≠an a las naciones por medio de sus predicaciones. Se podr√≠a decir que el Se√Īor los prepar√≥ en el Jord√°n antes de lanzarlos a Jerusal√©n.

2. Ambos cre√≠an en la centralidad del p√ļlpito.

Tanto Spurgeon como Lloyd-Jones estuvieron convencidos de que la predicaci√≥n es la tarea m√°s importante a la cual el pastor evang√©lico ha sido llamado. Siguiendo el hilo de pensamiento de los reformadores protestantes, los dos brit√°nicos cre√≠an en la centralidad del p√ļlpito en la adoraci√≥n cristiana. Un culto sin predicaci√≥n a partir de la Biblia hubiera sido algo impensable para ellos. Sin la predicaci√≥n de la Palabra, dir√≠an ambos, no hay adoraci√≥n verdadera.

Los dos hombres invirtieron lo mejor de su sudor y energ√≠a en la preparaci√≥n de sus mensajes dominicales adem√°s de los estudios b√≠blicos que daban entre semana. Spurgeon predic√≥ alrededor de 3.600 sermones en Londres, y Lloyd-Jones sus 1.600 (aunque ministr√≥ durante diez a√Īos en Gales antes de predicar en la capital). Eran gigantes del p√ļlpito porque su confianza resid√≠a en las Escrituras que expon√≠an.

3. Ambos estaban enfocados en el evangelio.

No es ninguna sorpresa ver cómo el avivamiento de interés en el evangelio anda mano en mano con el redescubrimiento de los escritos de Spurgeon y Lloyd-Jones. Es casi inevitable que una persona verdaderamente apasionada por la gloria de Dios revelada en el evangelio tenga el deseo de consultar las obras de estos dos hombres.

Mientras leemos los mensajes de Spurgeon y Lloyd-Jones, la redenci√≥n efectuada por Cristo en la cruz resulta casi omnipresente. No se cansaron de repetir las buenas noticias de que Dios ha enviado a su Hijo al mundo para salvar a los que creen en √Čl. La esposa de Lloyd-Jones coment√≥ que su marido era primordialmente un var√≥n de oraci√≥n y un evangelista mucho antes de ser un expositor b√≠blico. Spurgeon, por su parte, predic√≥ evangel√≠sticamente en casi todos sus mensajes. Ellos se gozaron en proclamar la verdad apost√≥lica de que, ‚ÄúCristo muri√≥ por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucit√≥ al tercer d√≠a, conforme a las Escrituras‚ÄĚ (1 Corintios 15:3-4).

4. Ambos eran apasionados por los puritanos.

Como buenos evangélicos británicos, Spurgeon y Lloyd-Jones bebían continuamente de la fuente puritana. Mientras estudiaron las obras de la primera generación de la Reforma continental (Martín Lutero, Juan Calvino, Ulrich Zwingli, etc.), Spurgeon y Lloyd-Jones también se dedicaron a la sagrada ocupación de leer a los puritanos.

El movimiento puritano surgi√≥, a grandes rasgos, entre 1550 y 1700 y ten√≠a la meta de reformar la iglesia oficial de Inglaterra ‚ÄĒconocida como la Iglesia anglicana‚ÄĒ a la luz de las Escrituras. Los puritanos, seg√ļn Lloyd Jones, ‚Äúempezaron a pensar que la Reforma en Inglaterra hab√≠a sido incompleta, y que no bastaba con cambiar la doctrina y librarse de la falsa ense√Īanza cat√≥lica romana. Hab√≠a que reformar hasta sus √ļltimas consecuencias: tambi√©n en el terreno de la pr√°ctica. Surgi√≥ la opini√≥n de que la Reforma se hab√≠a quedado corta. Esta es, indudablemente, la nota m√°s esencial y caracter√≠sticas del puritanismo: el sentimiento de que no se hab√≠a llegado lo suficientemente lejos reformando‚ÄĚ.

Las ponencias pronunciadas por Lloyd-Jones en las conferencias de ‚ÄėEstudios puritanos de Westminster‚Äô entre 1959 y 1978 se encuentran publicadas en el tomo ‚ÄėLos puritanos: sus or√≠genes y sucesores‚Äô. Por su parte, Spurgeon relat√≥ en su autobiograf√≠a que nunca se sinti√≥ tan a gusto como cuando le√≠a a los predicadores puritanos. Cuando ca√≠a en depresi√≥n o en alguna enfermedad, siempre optaba por leer la literatura puritana la cual le fortalec√≠a el alma.

5. Ambos oraron por un avivamiento.

La doctrina puritana no solamente afect√≥ la manera en que Spurgeon y Lloyd-Jones entendieron la importancia del p√ļlpito en el protestantismo, sino que les llev√≥ a desear un gran avivamiento de parte del Esp√≠ritu de Dios. Lloyd-Jones dedic√≥ una serie de veinticuatro sermones al tema del avivamiento y oraba constantemente por un mover del Esp√≠ritu. Sin embargo, confes√≥ que sent√≠a que la iglesia del Se√Īor en Inglaterra estaba demasiado c√≥moda como para experimentar un aut√©ntico avivamiento.

Despu√©s de una breve visita a Irlanda en enero 1860, Spurgeon volvi√≥ a su iglesia persuadido de que el Se√Īor iba a avivar la ciudad de Londres de la misma manera que lo hab√≠a hecho en Ulster. Apelaba al concepto del avivamiento en muchos sermones y oraba por d√≠as cuando el Esp√≠ritu del Se√Īor ser√≠a derramado en abundancia sobre toda carne.

6. Ambos eran calvinistas.

Puesto que eran amantes de los reformadores y los puritanos, los dos predicadores eran calvinistas convencidos. Aunque siempre trataron a sus hermanos arminianos con respeto y cari√Īo, Spurgeon y Lloyd-Jones cre√≠an que la expresi√≥n m√°s pura de la fe protestante se encontraba en el sistema calvinista.

Hasta el d√≠a de hoy, uno de los sermones m√°s descargados online de Charles Spurgeon es ‚ÄėUna defensa del calvinismo‚Äô en el cual el ingl√©s asevera que el calvinismo, en √ļltima instancia, es el evangelio. El Esp√≠ritu de Dios aplica la obra redentora del Hijo a los escogidos por el Padre desde antes de la fundaci√≥n del mundo, as√≠ garantizando su salvaci√≥n eterna.

Aunque les admiraba profundamente, Lloyd-Jones atac√≥ a John Wesley y al sector wesleyano de la iglesia metodista por su arminianismo. Les acus√≥ abiertamente de negar la gracia de Dios por hacer tanto hincapi√© en el ‚Äúlibre albedr√≠o‚ÄĚ del hombre y por quitarles a los creyentes la seguridad de su salvaci√≥n. ‚Äú¬ŅQu√© valor tiene la certeza de algo que es posible perder? Con esto quiero decir: ¬Ņde qu√© vale tener la seguridad de que eres salvo si puedes dejar de serlo? Si la perseverancia en la gracia y en la salvaci√≥n dependiera de ti, ¬Ņd√≥nde estar√≠a tu seguridad? ¬ŅAcaso puedes confiar en ti mismo? ¬ŅSe salvar√≠a alg√ļn hombre si finalmente fuera su responsabilidad perseverar en la gracia?‚ÄĚ.[1]

7. Ambos pelearon contra la teología liberal.

Spurgeon y Lloyd-Jones no pod√≠an soportar la teolog√≠a liberal o, en sus t√©rminos, ‚Äúel modernismo teol√≥gico‚ÄĚ porque negaba las grandes doctrinas de la fe cristiana: la Trinidad, la doble naturaleza de Jesucristo, la salvaci√≥n por la gracia mediante la fe, la condenaci√≥n eterna para los imp√≠os, etc. Ambos siervos de Dios acusaron a los liberales de haber creado a otra deidad conforme a su imagen y semejanza.

La lucha que le cost√≥ a Spurgeon su vida fue la ‚ÄėControversia Down¬†Grade‚Äô. La uni√≥n bautista a la cual Spurgeon y su iglesia pertenec√≠an estaba extendiendo la membres√≠a a creyentes e iglesias liberales. La triste noticia llev√≥ a Spurgeon a la depresi√≥n. Robert Schlinder, amigo de Spurgeon, llam√≥ tal realidad, ‚ÄúThe Down Grade‚ÄĚ, es decir, el ‚Äúrebajamiento‚ÄĚ. La uni√≥n estaba rebajando las exigencias de la Palabra de Dios para alcanzar a m√°s n√ļmeros.

En cuanto a Lloyd-Jones, solía dedicar partes de sus exposiciones a criticar las interpretaciones liberales tocantes a ciertos versículos. Dado el gran enfoque doctrinal y teológico del galés, se vio obligado a condenar el espíritu antidogmático del liberalismo, el cual se centró en las experiencias y los sentimientos humanos en vez de las Sagradas Escrituras. Lloyd-Jones, al igual que Spurgeon, estuvo convencido de que los liberales no eran creyentes verdaderos ya que rechazaban el evangelio apostólico.

8. Ambos eran hombres de convicciones fuertes.

Como ya hemos explicado, Spurgeon se opuso ferozmente a las fuerzas pro-liberales que iban surgiendo dentro del seno de su amada uni√≥n bautista. De hecho, estaba tan enfadado que sali√≥ de la denominaci√≥n en octubre 1887. ‚ÄúTener comuni√≥n con el error conocido y vital es participar en el pecado. Aqu√©llos que conocen y aman la verdad de Dios no pueden tener comuni√≥n con aquello que est√° diametralmente opuesto a ella‚ÄĚ. El rumbo que su uni√≥n iba tomando le rompi√≥ el coraz√≥n y muri√≥ menos de cinco a√Īos m√°s tarde. Su esposa Susannah Spurgeon afirm√≥ que ‚ÄúSu lucha por la fe le cost√≥ la vida. Pero nunca lament√≥ el paso que hab√≠a tomado porque a lo largo de toda la controversia, se sinti√≥ tan obligado por Dios como Lutero cuando √©ste dijo: No puedo actuar de otra forma‚ÄĚ.

Lloyd-Jones perdi√≥ a muchos amigos por razones parecidas tambi√©n unos ochenta a√Īos m√°s tarde. Billy Graham, el evangelista m√°s famoso del siglo XX, le propuso a Lloyd-Jones un puesto a cargo de una asociaci√≥n mundial de misiones y evangelismo, el cual Lloyd-Jones rechaz√≥ porque Graham permiti√≥ la presencia de liberales, cat√≥licos romanos y hasta pol√≠ticos incr√©dulos en la plataforma con √©l en sus campa√Īas evangel√≠sticas. Adem√°s, John Stott ‚ÄĒun amigo de Graham‚ÄĒ reprendi√≥ a Lloyd-Jones p√ļblicamente en 1966 por insistir en que los evang√©licos saliesen de la iglesia anglicana, de la cual Stott era miembro. Lloyd-Jones quer√≠a trabajar con otros evang√©licos con las mismas convicciones,¬†pero no en detrimento de las claras ense√Īanzas de las Escrituras.

Con todo, tanto Spurgeon como Lloyd-Jones aplicaron las verdades que predicaban semanalmente a sus propias vidas aun cuando les cost√≥ amigos y seguidores. Cre√≠an que la verdad de Dios es m√°s importante que n√ļmeros y crecimiento.

9. Ambos se dedicaron a tareas extra-eclesiales.

Además de sus labores como pastores de la grey de Dios, tanto Spurgeon como Lloyd-Jones se dedicaron a tareas extra-eclesiales para promover los valores bíblicos. Spurgeon abrió un sinfín de organizaciones para ayudar a los marginados. Empezó su propio seminario teológico para formar a los jóvenes en las doctrinas clave del protestantismo. Aceptó invitaciones de parte de hermanos de otras congregaciones no bautistas para ministrarles la Palabra de Dios. Encima, dedicó mucho dinero a las misiones.

Lloyd-Jones, como Spurgeon, apoy√≥ la obra misionera y se sinti√≥ a gusto en la compa√Ī√≠a de otros evang√©licos conservadores aunque no entend√≠a la raz√≥n por la que los conservadores destacados tales como John Stott y J. I. Packer quer√≠an quedarse dentro de la Iglesia anglicana. Sirvi√≥ como presidente del ‚ÄėInter-Varsity Fellowship of Students‚Äô con el fin de alcanzar a los universitarios brit√°nicos con el mensaje b√≠blico.

10. Estando muertos, ambos siguen hablando hasta este día.

Como Abel de anta√Īo, el predicador ingl√©s y el expositor gal√©s siguen hablando aunque llevan m√°s de 120 y 30 a√Īos muertos respectivamente. Gracias a la gran ola de inter√©s en las doctrinas de la gracia en nuestros d√≠as, Spurgeon y Lloyd-Jones se est√°n poniendo de moda nuevamente. Interesantemente, ahora son m√°s conocidos que cuando viv√≠an. A pesar de sufrir el rechazo de muchos ‚ÄĒincluso el rechazo de algunos de sus hermanos evang√©licos m√°s queridos‚ÄĒ le ha placido al Dios honrar el legado de estos dos hombres. ‚ÄúYo honrar√© a los que me honran‚ÄĚ dice el Se√Īor (1 Sam. 2:30).

A lo largo de sus vidas, Spurgeon y Lloyd-Jones fueron conocidos en el Reino Unido y los Estados Unidos; pero en su muerte, sus escritos est√°n llegando hasta los confines de la tierra. Si el Se√Īor sigue avivando a Su pueblo en nuestra generaci√≥n, estar√°n con nosotros muchos a√Īos m√°s.


[1]¬†Lloyd-Jones, Martyn,¬†Los puritanos: sus or√≠genes y sucesores¬†(Estandarte de la Verdad: Edimburgo, 2013), p. 309.Casado con Agota, Will Graham sirve como predicador itinerante en Espa√Īa y es profesor de Pneumatolog√≠a, Apolog√©tica y Teolog√≠a contempor√°nea en la Facultad de Teolog√≠a (C√≥rdoba). Escribe semanalmente en sus blogs ‘Brisa fresca’ en¬†Protestante Digital¬†y ‘Fresh Breeze’ en¬†Evangelical Focus. Puedes encontrarlo en¬†Facebook.

Fuente: Google
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: