La Verdad Es Relativa Por Cameron Buettel


Satan√°s ha estado ejecutando una campa√Īa continua de mentiras desde la ca√≠da de Ad√°n en el jard√≠n. Jes√ļs dijo que ‚Äúcada vez que habla una mentira, habla por su propia naturaleza, porque es un mentiroso y el padre de la mentira‚ÄĚ (Juan 8:44). Las actividades de Satan√°s siempre han sido falsas y antit√©ticas al Dios de toda verdad.

El diablo sabe que a los pecadores les encanta ‚Äúreprimir la verdad‚ÄĚ (Romanos 1:18), por lo que continuamente alimenta a los incr√©dulos con un aluvi√≥n de mentiras seductoras y persuasivas. A√ļn m√°s perturbador es el hecho de que algunas de sus mentiras han hecho incursiones significativas en la iglesia visible.

En los próximos días vamos a examinar diez de las mentiras más generalizadas que ahora son ampliamente aceptadas por la sociedad, e incluso infiltrar a la iglesia. Necesitamos ser sabios a los planes de Satanás y constantemente armados con la verdad (Efesios 6:14). Con ese fin, confiamos en que esta serie te abrirá los ojos a estas mentiras siniestras y te equipará para contender fervientemente por la verdad inmutable de Dios.

Mentir Sobre La Verdad

En el coraz√≥n de todas las seducciones diab√≥licas est√° el ataque a la naturaleza misma de la verdad: fue la estrategia principal de Satan√°s desde el principio (G√©nesis 3: 1). Hoy, ese esquema sigue vivo en la mentira de que¬†toda la verdad es relativa. Hace cuarenta a√Īos, Francis Schaeffer observ√≥: ‚ÄúDeber√≠amos notar esta curiosa marca de nuestra √©poca: lo √ļnico absoluto permitido es la insistencia absoluta de que no hay absoluto.‚Ä̬†[1]¬†Francis A. Schaeffer,¬†C√≥mo Deber√≠amos Vivir¬†, L‚ÄôAbri 50¬†¬į¬†ed. De aniversario (Wheaton, IL: Crossway Books, 2005), 217.

El resumen del relativismo de Schaeffer fue una respuesta al presidente del Tribunal Supremo, Fred M. Vinson, quien, veinte a√Īos antes, hab√≠a argumentado que ‚Äúno hay nada m√°s cierto en la sociedad moderna que el principio de que no hay absolutos‚ÄĚ. . . . . . . All concepts are relative. Todos los conceptos son relativos.‚Ä̬†[2]¬†Citado en James E. St. Clair y Linda C. Gugin,¬†Chief Justice Fred M. Vinson of Kentucky: A Political Biography¬†(Lexington, KY: University Press of Kentucky, 2002), 241.

Tr√°gicamente, Vinson no pudo ver la falacia l√≥gica de su declaraci√≥n: estaba absolutamente seguro de que ‚Äúno hay absolutos‚ÄĚ. Lo que Vinson deber√≠a haber reconocido como una mentira evidente ha sido adoptado como el mantra central de la cultura posmoderna. La √ļnica verdad fija en la que cree, parafraseando a Schaeffer, es que toda la verdad es relativa.

Sin Dios, No Hay Verdad

Adem√°s de ser un ataque a la naturaleza de la verdad, el relativismo es una mentira¬†id√≥latra. Establece al hombre como el √°rbitro soberano de lo que ser√° verdadero para √©l. Elimina todo est√°ndar objetivo externo, especialmente las verdades perdurables que Dios ha revelado en Su Palabra. Y como se√Īala John MacArthur, ese enfoque siempre est√° condenado al fracaso.

La verdad no puede ser adecuadamente explicada, reconocida, entendida o definida sin Dios como la fuente. Ya que solo √Čl es eterno y autoexistente y solo √Čl es el Creador de todo lo dem√°s, √Čl es la fuente de toda verdad.

Si no crees eso, intenta definir la verdad sin referencia a Dios, y ver qué tan rápido fracasan todas esas definiciones. En el momento en que comienzas a meditar en la esencia de la verdad, te encuentras cara a cara con el requisito de un absoluto universal: la realidad eterna de Dios. Por el contrario, todo el concepto de la verdad se convierte instantáneamente en una tontería (y toda imaginación del corazón humano se convierte en pura tontería) tan pronto como las personas intentan eliminar el pensamiento de Dios de sus mentes. [3] John MacArthur, The Truth War (Nashville, TN: Thomas Nelson, 2007), 4.

La advertencia de Juan es una descripci√≥n acertada del relativismo desenfrenado hoy en d√≠a. Esa cosmovisi√≥n ahora est√° completamente arraigada en nuestra vida cotidiana. ¬ŅCon qu√© frecuencia escuchamos a alguien decir, ‚ÄúEsa es su verdad‚ÄĚ, ‚ÄúLo que es verdad para usted podr√≠a no ser cierto para m√≠‚ÄĚ u otras expresiones de sentimiento similar?

El relativismo de nuestros d√≠as es casi imposible de evitar. Estamos regularmente expuestos a los medios convencionales que promueven una narrativa ideol√≥gica en lugar de informar los hechos. La sociedad se siente cada vez m√°s inc√≥moda con los absolutos morales como el bien y el mal. Y el discurso p√ļblico est√° impulsado por ‚Äúhechos‚ÄĚ subjetivos en lugar de la verdad objetiva. En general, las personas ya no pueden razonar; ellos solo pueden emocionarse.

Incluso las claras distinciones biológicas de género están bajo ataque. El criterio determinante de hoy no es más que el capricho de la preferencia personal. Y la confusión de género es solo la punta del iceberg: hoy las personas eligen identificarse como bebés, animales e incluso como objetos.

Por supuesto, todav√≠a hay algunos l√≠mites para la locura: solo intenta decirle a un delegado de vuelo que te identificas como un pasajero de primera clase. Pero las limitaciones pr√°cticas suceden en la experiencia de la vida real porque incluso el m√°s duro de los relativistas¬†sabe¬†inherentemente que su sistema de creencias es una mentira. Sus teor√≠as simplemente no pueden funcionar una vez que la realidad pincha. Es por eso que no extienden ese enfoque subjetivo a las se√Īales de tr√°fico, los extractos bancarios o la gravedad. Su reconocimiento t√°cito de ciertas verdades absolutas finalmente verifica el diagn√≥stico de Dios de su rebeli√≥n. Quienes creen en el relativismo no son ignorantes o carecen de educaci√≥n; ellos ‚Äúreprimen la verdad en injusticia‚ÄĚ (Romanos 1:18).

Infiltrando a la Iglesia

El santuario obvio del relativismo posmoderno deber√≠a estar entre el pueblo de Dios. Como ‚Äúla columna y el fundamento de la verdad‚ÄĚ (1 Timoteo 3:15), la iglesia deber√≠a ser inmune a la mentira del mundo de que toda la verdad es relativa. Pero eso simplemente no es el caso.

El relativismo asoma su horrible cabeza cada vez que alguien hace la pregunta: ‚Äú¬ŅQu√© significa este vers√≠culo¬†para ti¬†?‚ÄĚ Es evidente siempre que un pastor argumenta a partir de la experiencia subjetiva en lugar de la Escritura. Sucede cada vez que los creyentes redefinen una doctrina establecida de acuerdo con sus propias preferencias.

En ninguna parte es la lucha de la iglesia por la verdad m√°s vital que en su propio patio trasero. Los creyentes no pueden hacer la vista gorda ante el relativismo doctrinal y el compromiso espiritual. Son amenazas que no permiten la neutralidad o la objeci√≥n de conciencia. Como pueblo de Dios, deber√≠amos ser rechazados por cualquier ataque a la verdad absoluta. John MacArthur nos recuerda nuestro llamado a ‚Äúcontender por la fe que una vez fue entregada a los santos‚ÄĚ (Judas 3).

No podemos darnos el lujo de ser ap√°ticos sobre la verdad que Dios ha puesto en nuestra confianza. Es nuestro deber proteger, proclamar y transmitir esa verdad a la pr√≥xima generaci√≥n (1 Timoteo 6:20-21). Nosotros, que amamos a Cristo y creemos en la verdad encarnada en Su ense√Īanza, debemos despertar a la realidad de la batalla que se desata a nuestro alrededor. Debemos hacer nuestra parte en la Guerra de la Verdad milenaria. Estamos bajo la sagrada obligaci√≥n de unirnos a la batalla y luchar por la fe.¬†[4]¬†MacArthur,¬†The Truth War, 23.

Ya sea dentro o fuera de la iglesia, nuestro llamado es a la proclamación audaz, no a la persuasión pasiva. Podemos hablar directamente a las conciencias de los pecadores que suprimen la verdad.

La Verdad Es Absoluta

La verdad no es relativa. Es una realidad inamovible completamente inmunizada de toda subjetividad. Toda la verdad proviene de Dios y es la torre inmóvil que está sobre las movedizas arenas de la razón humana.

Adem√°s, las verdades absolutas son la base de toda doctrina cristiana esencial. La creaci√≥n del mundo y la ca√≠da del hombre en el pecado son eventos hist√≥ricos literales. La vida de Cristo, la muerte y la resurrecci√≥n en realidad sucedieron. Nuestro destino eterno depende de la verdad exclusiva e innegociable de lo que Cristo predic√≥. √Čl dijo que √Čl es ‚Äúel camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por m√≠ ‚Äú(Juan 14:6). De un solo golpe, el Se√Īor mismo descart√≥ toda posibilidad de encontrar la vida eterna fuera de S√≠ mismo.

La Palabra de Dios describe a todos los verdaderos cristianos como aquellos que ‚Äúconocen la verdad, y la verdad les har√° libres‚ÄĚ (Juan 8:32). La verdad no es un destino vago al final de una b√ļsqueda m√≠stica. Dios espera que Su pueblo conozca Su verdad con certeza. √Čl tambi√©n espera que proclamemos esa verdad con una convicci√≥n establecida. La verdad de Dios es nuestra arma definitiva contra las mentiras del relativismo.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180214 
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Fuente: https://evangelio.blog/2018/02/14/la-verdad-es-relativa/#more-21905

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Est√°s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Google+ photo

Est√°s comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est√°s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est√°s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi√≥n /  Cambiar )

Conectando a %s